Desde que la causa tomó estado público el pasado 26 de junio, pasando por la detención concretada de la pareja de policías bonaerenses de nuestra ciudad el pasado jueves, investigada por los delitos de “extorsión, privación ilegítima de libertad y amenazas” y en la que se halla involucrado un tercer vecino, no se conocían detalles de los hechos que se les endilgaban.

Diario Compromiso pudo conocer la trama de esos hechos a partir del expediente y la detención dispuesta por el Juzgado de Garantías interviniente, en la que se consigna que para resolver lo peticionado por el Fiscal Dr. Mario Pérez, de las constancias reunidas en el expediente (denuncia, informe policial, declaraciones testimoniales, fotografías, documentales, acta de allanamiento, informes telefónicos, etc) surgían indicios vehementes de la perpetración del siguiente hecho delictivo:

Aproximadamente a las 16 horas del 9 de junio de 2021 al menos un masculino y una femenina, ambos efectivos de la Policía Bonaerense, quienes prestaban servicio en nuestra ciudad –en la Comisaría y en División Drogas Ilícitas-, identificados como Jonathan Héctor Díaz y Nicole Fernández, cuando circulaban en un Peugeot 408 de su propiedad interceptaron en la Ruta 63 a la altura de la empresa Gas 10 a un ciudadano, a quien presentándose como policías le exhibieron una balanza digital y una sustancia de color blanca, exigiéndole la entrega de 700 mil pesos a cambio de no realizar un procedimiento falso en el cual resultaría imputado por un hecho de drogas, haciéndolo tras ello al vehículo en el que se movilizaban, en el cual lo mantuvieron privado de su libertad hasta las 23 horas aproximadamente, reteniéndolo y ocultándolo en distintos lugares mientras le exhibían armas de fuego y lo amenazaban, todo ello con el objeto que una tercera persona les entregara el dinero exigido, logrando su propósito al recibir de ésta la suma de 300 mil pesos.

Para cometer tal hecho los funcionarios policiales mencionados contaron con una cooperación sin la cual no habrían podido cometer el ilícito, de parte de otro sujeto adulto que había estado detenido junto a la víctima y que fuera identificado como Carlos Andrés Pérez Ortiz, quien mediante engaños lo había hecho viajar desde su domicilio en Pinamar hasta Dolores, aportando además los datos personales para lograr intimidarlo, tales como nombres de sus hijos, antecedentes penales y el tiempo de detención que la víctima había sufrido.

Por ello el Juez de Garantías consideró con los elementos incorporados al expediente, que estos resultaban suficientes para tener semiplenamente acreditada la perpetración del delito que «prima facie» correspondía calificar como “Privación ilegal de la libertad agravada”. Que existían motivos bastantes para sospechar que Jonathan Héctor Díaz y Nicole Fernández habían participado como “coautores”, mientras que Carlos Andrés Pérez Ortiz como “partícipe necesario”, ordenando en consecuencia la detención de los nombrados, las que se concretaron como dijimos el jueves de la semana pasada en nuestra ciudad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *