Información que pudimos recabar por estos días ratifica lo publicado por este Diario respecto de planes de viviendas que el Intendente Etchevarren impulsa en este año electoral, tanto por la entrega de terrenos como lo estaba haciendo como también por las falencias que evidenciaban las viviendas.

Dijimos en aquella publicación que el plan tenía falencias de origen, tanto por la falta de un loteo autorizado por no haber cumplimentado el Municipio aún con la rezonificación de esas chacras como lo establece la ley, y porque tampoco el Jefe Comunal contaba con respaldo legal alguno para entregar lotes por una decisión discrecional suya, ponerles precio y determinar formas de pago.

Pues bien, el Intendente sigue avanzando con la entrega de lotes, como lo hizo el martes de la semana pasada, a los que les puso precio y fijó el monto de cada cuota a pagar, pese a saber fehacientemente que para hacerlo debe cumplir inexorablemente con los requisitos que le impone la ley, tal como surge de la consulta que recientemente formuló al Tribunal de Cuentas de la Provincia, y cuya respuesta refleja los pasos que deben cumplirse para vender terrenos propiedad del Municipio.

Pese a tener respuesta a su consulta Etchevarren sigue entregando terrenos, según lo que el propio Intendente difunde, quizás creyendo que lo que dice el Tribunal de Cuentas es letra muerta.

La consulta el Jefe Comunal la hizo buscando alternativas para regularizar la situación dominial respecto de diversos terrenos y/o sobrantes fiscales municipales que pretendía vender a vecinos, entre ellos aquellos que se han entregado “en préstamo precario y gratuito con destino a la construcción de viviendas”.

En su presentación el Intendente puntualizaba que había solicitado tasación de esos terrenos al Colegio de Martilleros, que los valores resultantes superaban los establecidos en la Ley Orgánica de las Municipalidades “para venta directa”, reconociendo Etchevarren que a raíz de esos montos “la comuna no tenía más opción que proceder a la venta de los terrenos mediante licitación y/o subasta”.

El Tribunal en su dictamen señaló, que la enajenación de bienes inmuebles de las Municipalidades está regulada por el Decreto-Ley N° 9533/80 (Régimen de los Inmuebles del Dominio Municipal y Provincial). Que en el caso de inmuebles que se encuentren en posesión de particulares, la venta se puede realizar en forma directa “siempre que los ocupantes acrediten fehacientemente la erección de mejoras o construcciones permanentes con una antelación de tres años a la fecha de la petición”. Y recordó, que para la realización de esas ventas se debe contar “con tasaciones oficiales y no particulares…”, puntualizándose que tampoco se debía perder de vista que es el Concejo Deliberante quien “autoriza las transmisiones, arrendamientos o gravámenes de los bienes públicos y privados municipales por mayoría absoluta del total de sus miembros…”.

Todo ello demuestra que la irregular entrega de terrenos que realiza el Jefe Comunal con valores y facilidades decididas por él unilateralmente, están sujeto a otra realidad, la tasación que realice una entidad oficial (no el Colegio de Martilleros), como también al momento en que lograda la zonificación se cuente con planos de subdivisión aprobados, algo que lamentablemente hoy se ve como bastante lejano.

Las casas y su construcción: en la nota que anteriormente publicamos respecto de las casas que se estaban levantando en los terrenos aún no loteados, dábamos cuenta de las deficiencias que tenían las construcciones, tanto en las plateas, falta de aislamiento como en sus techos, etc.

A través de información directa de algunos de los beneficiarios del plan como también indirecta de familiares o allegados, pudimos saber que las promesas de Etchevarren sobre fechas de entrega aún están esperando. Que las casas que el Intendente entregó por estos habría “sido solo simbólica”, les faltarían terminar baños, pisos y pintarlas, que en algún caso puntual se tuvo que levantar el piso porque habían olvidado construir los desagotes. También hay quejas por la falta de aislamiento, por el material usados en los techos, algunos construidos con recortes de chapas tal como lo habíamos señalado, los que tuvieron que ser cambiados.

Como lo venimos diciendo y hoy lo queremos nuevamente puntualizar: el Intendente no puede nutrir sus intereses electorales con la necesidad que tiene la gente de contar con vivienda propia. Además y puntualmente, que el Concejo Deliberante no puede estar ajeno a todo lo que está pasando con estos vecinos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *