Personas privadas de la libertad de la cárcel de Dolores fueron protagonistas de una experiencia solidaria que benefició a un Jardín de Infantes y un merendero de esa ciudad, a los que les donaron mesitas, macetas, juegos didácticos y puff.

El emprendimiento se desarrolló en los talleres productivos de la Unidad 6, que depende del Servicio Penitenciario Bonaerense, en el marco del programa “Más Trabajo, menos Reincidencia”, que impulsa el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires.

El viernes a la mañana, autoridades penitenciarias llevaron la producción de los internos al merendero “El Embarcadero”, de Ameghino al 954, donde donaron tres mesitas, dos macetas, cinco cartucheras y dos carteritas, elaborados           en el marco de los cursos de costura creativa para infantes y ornamentos para jardinería y confección de puff, realizados en el penal.

Luego, en el Jardín de Infantes Nº 902 «Abel Fleury», ubicado en Mitre entre Junín y Reconquista, de la ciudad de Dolores, se donaron 40 bolsitas de tela y tres puff, también elaborados en el establecimiento carcelario.

Emilio Luppo, director de la Unidad 6, explicó que “en los dos proyectos solidarios trabajaron 14 internos” y agregó que “en estos espacios, los internos a la par de aprender, practican valores fundamentales para lograr su futura reinserción social y es así, a través de la cooperación y el trabajo en equipo, como se puede llegar a realizar cada una de las donaciones”.

Estas actividades cuentan con el apoyo y la coordinación de la Subdirección General de Trabajo Penitenciario, a cargo de Pablo Gascué, y la Jefatura del Complejo Penitenciario Este, cuyo titular es Pascual Letieri.

La experiencia se coordinó con la directora del Jardín N° 902, Jorgelina Guayta, y con María Balbuena, del merendero “El Embarcadero”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *