Recientemente en el Juzgado en lo Correccional nº 1 Departamental en el marco de un juicio abreviado, el Juez Dr. Emiliano Lazzari condenó a un vecino de San Clemente juzgado por “violación de domicilio, daño y desobediencia”.

El juicio había sido consensuado por el Fiscal Gustavo García y el Defensor Oficial Dr. Gustavo Estrada, éste con ratificación expresa por parte del imputado, siendo admitido por el Juzgado por ajustarse el mismo a la norma procesal.

Los ilícitos endilgados al procesado según se consignó en la elevación a juicio fueron los siguientes:

Hecho I: en las primeras horas de la tarde del 15 de julio de 2020, el imputado ingresó sin el consentimiento expreso o presunto a una vivienda de la localidad de San Clemente, desobedeciendo las condiciones impuestas y consentidas en un acuerdo de Juicio abreviado firmado tres meses antes ante el Juez Dr. Diego Olivera Zapiola, titular del Juzgado de Garantías n° 4 Departamental Judicial Dolores, a través del cual se le había prohibido por dos años el acercamiento a la moradora o a su grupo familiar. Por su parte y en el marco de este ilícito, el individuo ya en el interior había procedido a dañar el sistema eléctrico de la propiedad, retirándose luego.

Al efectuar la denuncia la damnificado dijo, que un vecino le había preguntado si había terminado la prohibición de acercamiento de su ex pareja dado que instantes antes lo había visto salir de la vivienda, agregando aquella, que al ingresar a la casa había podido corroborar que habían cortado la luz, señalando que no era la primera vez que su ex perpetraba ese tipo de hechos, que unos días antes le habían desconectado las mangueras de nafta de su moto y cortado el sistema de agua de la propiedad. Asimismo resaltó, que estaba separada pero que aquel no dejaba de hostigarla y acosarla, que anteriormente había formulado denuncias por violencia verbal, física y psicológica en su contra, que de ello había surgido la prohibición de acercamiento.

Hecho II: en horas de la noche del 17 de agosto de ese mismo año, ese mismo sujeto ingresó a la misma vivienda, caminó por los techos sin consentimiento alguno de la moradora, violando así y nuevamente el acuerdo de Juicio abreviado ya mencionado.

La denunciante dijo que había escuchado ruidos provenientes de los techos, que ante el temor que fuera su ex pareja había llamado al sistema de emergencias 911 pero no logrando los efectivos ubicar al sindicado, aunque su presencia en el lugar había sido advertida al menos por un vecino.

Hecho III: a los pocos días, el 3 de septiembre de 2020, el mismo individuo ingresó a esa misma propiedad pese a la prohibición, donde dañó el cableado eléctrico, la manguera de una garrafa y la tapa de aceite de una moto propiedad de la dueña de casa.

La mujer señaló que esa noche estaba junto a un familiar y a una amiga, que se habían quedado sin luz, por lo que se había dirigido al pilar de electricidad, observando en esas circunstancias a su ex pareja con una cuchilla en sus manos y que este había cortado los cables que iban hacia la casa. Que luego había observado la manguera de la garrafa cortada, que faltaba la tapa del aceite a la moto, y que no tenía agua en la casa porque habían cortado el cable eléctrico del bombeador.

El Magistrado en su análisis del caso señaló sobre la conducta del procesado, que la circunstancia de haberse presentado en tres oportunidades en el domicilio de la denunciante pese a la prohibición de acercamiento, estaba acreditada por testigos oculares que lo habían observado en el lugar, consecuentemente se veía corroborada la conducta ilícita que se le endilgaba.

Por ello el Juez Emiliano Lazzari consideró que correspondía imponerle al imputado una pena de prisión efectiva, que se debía revocar la condicionalidad de la impuesta por el Juzgado de Garantías 4 de Mar del Tuyú, resolviendo en consecuencia condenar a Víctor Hugo Benítez, de 32 años de edad, vecino de San Clemente, como autor de “Violación de domicilio en concurso ideal con Desobediencia” (Hechos I y II); “Violación de domicilio en concurso ideal con Daño (Hecho II), a “Seis meses de prisión de efectivo cumplimiento”, pero imponiéndole en definitiva una pena única de “Un año y seis meses de prisión de efectivo cumplimiento” comprensiva de la dictada por el Juez Olivera Zapiola en el juicio abreviado antes consignado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *