En un juicio abreviado sustanciado en el Tribunal en lo Criminal n º 1 de Dolores, el Dr. Christian Rabaia actuando como Juez unipersonal condenó a una pareja juzgada por “tenencia de estupefacientes para su comercialización” en Pinamar.

El juicio había sido consensuado por el Fiscal Dr. Gustavo García y el Defensor General Departamental Dr. Daniel Árias Duval con ratificación expresa de ambos imputados, siendo el trámite receptado por el Juez al hallarlo comprendido en los términos de ley.

En cuanto al ilícito juzgado el Magistrado consideró, tener legal y plenamente probado que en horas de la noche del 24 de enero de 2018, en oportunidad que personal policial de la Subdelegación Pinamar de la Policía Federal Argentina daba cumplimiento en un domicilio de la localidad a una orden de allanamiento dictada por el Juzgado de Garantías 4 de Mar del Tuyú, Gabriel Oscar Goncebat y Noelia Lorena Figueroa tenían con claros fines de comercialización distintos envoltorios con cocaína (9.2 gramos), junto a dos teléfonos celulares, bolsas recortadas y $. 15.070 pesos en efectivo.

Una denuncia anónima efectuada en la sede de la Ayudantía Fiscal de Estupefacientes de Pinamar, había señalado que un sujeto que vivía en Pinamar pero que era de Buenos Aires vendía cocaína. Que tenía un Ford Falcon azul con techo blanco y que utilizaba para ir a buscar la droga a Buenos Aires, y que su novia, Noelia Figueroa, también estaba en la venta de drogas.

La policía al comienzo de la investigación pudo determinar por Facebook que los sindicados vivían en Pinamar, que tenían un vehículo como el descripto en la denuncia, y que en una zona habitual de consumidores de estupefacientes aquellos tras una breve conversación realizan un pase de manos. Que frente a un restaurante y en inmediaciones del local bailable ‘La Luna’ de esa ciudad, donde realizaban tareas de ‘cuidacoches’ (trapitos), se los veía hacer movimientos de pasamanos con personas que estacionaban en el lugar, maniobras que resultaban compatibles con el comercio de estupefacientes, que la pareja también la realizaba en su domicilio, habiéndose obtenido imágenes de video de muchas de esas situaciones.

Realizada la intervención telefónica de los celulares de los dos investigados, se pudieron desgravar conversaciones que ponían en evidencia la actividad ilícita que ambos desarrollaban.

En su declaración el imputado Goncebat negó vender drogas, dijo que la encontrada en su domicilio era para consumo personal y que su novia no tenía nada que ver con el estupefaciente secuestrado.

De su parte la mujer al declarar, manifestó que alquilaban juntos, que pagaban el alquiler a medias pero que no convivían, asimismo denunció malos tratos por parte de aquél.

Para el Juez las manifestaciones de la pareja solo procuraban justificar el hecho de haberse encontrado la sustancia estupefaciente en ese domicilio, resaltando que esos dichos no lograban refutar las pruebas incorporadas a la investigación, como por ejemplo por su cantidad, fraccionamiento y su ocultamiento parcial en distintas partes de la vivienda.

Por todo ello el Juez Dr. Christina Rabaia resolvió condenar a Gabriel Oscar Goncebat, de 38 años de edad, vendedor ambulante, con antecedentes penales, nacido en CABA y con domicilio en Lomas de Zamora; Y a Noelia Lorena Figueroa, de 35 años, nacida en Tucumán, y con domicilio en Ostende, como coautores del delito de “Tenencia de sustancias estupefacientes con fines de comercialización”, imponiéndole a ambos una pena de “Cuatro años de prisión”, declarando al primero reincidente en el delito por segunda vez al registrar dos condenas anteriores, una por “Abuso de arma calificado en concurso real con Violación de Domicilio” y otra por “Robo calificado por el empleo de armas y por las lesiones graves causadas a la víctima”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *