Elecciones

El de aquellos dolorenses que viven en otras ciudades, no cambian el domicilio electoral y llegan a Dolores para sufragar junto a aquellos que viven el día a día de la ciudad.

En un año electoral donde muchos intereses políticos se juegan, en particular la conducción de nuestra Comuna, se hace realidad esa preocupación o pregunta que  muchos se hacen sobre el significado en resultado de las elecciones los que podrían ser llamados como “votos visitantes”.

¿Cuáles son? El de aquellos dolorenses que desde hace muchos años no viven en nuestra ciudad, no han cambiado el domicilio y por ello siguen figurando en el Padrón de Dolores, y quienes en marco de lo que podría decirse es una visita a familiares o amigos llegan el día de la elección a votar, están unas pocas horas y luego regresan a sus domicilios reales.

¿Y por qué hablar de “votos visitantes”?, porque son sufragios de personas que mayoritariamente desconocen el acontecer de la comunidad, lo que significa vivir los problemas que a diario se presentan al dolorense, las formas de resolverlo, o en particular hasta desconocen quiénes realmente son los integrantes de las listas que ofrecen partidos o frentes políticos procurando ser gobierno o fortalecer su posición electoral.

Estos votantes –turistas- no conviven con nuestros vecinos, no conocen de sus aspiraciones, logros o frustraciones, sólo saben lo que alguien les cuenta o procuran informarse de algunas cosas de las que suceden en la ciudad natal, como por ejemplo saber quien murió -como para estar al tanto-, pero nada más. Poco o nada saben de lo bueno ni de lo malo que acompaña el devenir dolorenses, de los problemas sin solución que hace años se reiteran o permanecen como parte ya de nuestro folklore urbano. No conocen a los políticos, de sus dichos y promesas, tampoco de sus realidades, sin embargo a la hora de votar influyen con su voto en el resultado a la par de quienes realmente procuran con su esfuerzo diario cambiar o modelar la ciudad del futuro que imaginan o quieren.

El derecho a sufragar como ciudadanos estos “dolorenses visitantes” lo tienen, aunque quizás no con la igualdad de quienes sí viven en esta Dolores ciudad. Sin dudas muchos de ellos han perdido esa localía que da vivir en la ciudad donde nacieron o se criaron. Sus vidas, sus actividades, su esfuerzo como vecino aunque quizás no lo perciban, esta puesto en la localidad donde realmente residen y los ha cobijado, lugar donde sin dudas deberían sufragar acompañando el porvenir que procuraron encontrar el día que dejaron Dolores.

Legalmente estos votantes como dijimos, están habilitados. Quizás cada uno antes de sufragar debería reflexionar, porque votar no significa sentimentalismos –ah, ¡mí pueblo!, ¡mi familia!, ¡mis amigos!-, sino una toma de decisión de alguien comprometido con la realidad del lugar donde vive no del lugar dónde nació.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *