VoleyDiaz

Falta para una normalidad deportiva pero de a poco los deportistas empiezan a pensar en en lo que viene. En eso la dolorense Valentina Díaz que desde el año pasado y hoy con 19 años pertenece al equipo de primera de Gimnasia de La Plata en Vóley Metropolitano, ya comenzó a entrenar conjuntamente con su hermano que juega en primera en el club.

Una historia de hermanos vistiendo los mismos colores pero siendo varón y mujer no se da todos los días.

La joven jugadora de vóley no solo coincide en eso, sino que estudia Educación Física igual que su hermano.

Con 15 años y jugando en Dolores tuvo una prueba en Gimnasia al poco tiempo quedó en Inferiores viajando tres veces a la semana hasta consolidarse e irse a La Plata.

“Fui a probarme, fueron dos horas y ellos me dijeron que tenía que seguir yendo. Lo hice por un año a esto de viajar a entrenar tres meses por semana, porque yo no me animaba a irme sola a vivir a La Plata. Y venía dos días por semana a la Escuela acá a Dolores, los martes y jueves. Eso fue en mi primer año ya que al año siguiente me fue directamente a vivir”.

 

¿Fue todo rápido, pero con mucho esfuerzo?

Sí, pero gracias a Dios puede llegar. Fue un camino que hubo que transitar, yo acá de chica en Ever Ready jugaba de central, pero para el puesto a ese nivel no me daba la altura, y termine jugando de punta receptora, un puesto completo. El fuerte mío, lo que más me gusta es atacar, pero la función es compleja. Quizás lo más flojo es el rol defensivo por decirlo de alguna manera, pero de a poco uno va equilibrando todo. El jugar de central relego un poco el tema defensivo. Y no puedo quejarme de nada, es una locura estar en la primera con chicas de mucha experiencia y con presencia en la Selección. De todas voy aprendiendo, a mi me gusta escuchar y acepto todas las indicaciones que son siempre para crecer.

 

¿Cuándo llegaste a Primera?

Se dio en la pasada temporada en el fin del Torneo comencé a estar en el plantel. Fue algo hermoso estar en cancha más allá de ir al banco con lleno total. Estar frente a Boca, jugar ese tipo de partidos es todo. Uno de a poco tiene un lugarcito, y aprendo mucho de las chicas.

 

¿Y qué más cuesta desde lo físico o lo técnico?

En lo técnico bien, sin dificultades, bien, trato siempre de potenciar todo, pero en lo físico trato de esta bien siempre porque eso es lo que más cuesta. No es fácil desde lo físico en este nivel, ya que entrar a jugar, el cuidado y la alimentación y no es fácil tener disciplina total.

 

¿Cómo es estar en Primera?

Es hermoso y si bien todavía no tuve la posibilidad de jugar he estado en partidos importantes en el plantel. Desde el banco igual se vive el partido, ya es estar y desde ahí se aprende mucho esperando poder debutar en cancha.

 

¿Y cómo se lleva esto de la cuarentena, que dice tu hermano?

Esto de la pandemia es como que te aleja, te bajonea, pero de a poco hay que buscar motivarse, porque eso es lo que más cuesta ver un objetivo cercano. Fue acostumbrarme y tratar de llevarla de la mejor forma. Y mi hermana siempre me dice, vamos a entrar, dale, vamos y de a poco comenzamos hacer trabajos fiscos. Igual no es fácil encontrar motivación, aunque de a poco todo parece que quiere volver.

 

¿Y en los partidos?

Y cuando va a verme después me dice, fíjate acá, fíjate esto. Siempre me marca cosas, mira que esto hay que mejorar, entrena esto te cuesta, y cosas así siempre, pero para buscar lo mejor de mi sabiendo que hay que crecer. El siempre me va a mover y me corrige. Va todos lados a verme.

Ezequiel Suárez

Deja un comentario