Tribunal 1

En lo que fue un desprendimiento de la causa original, tres integrantes de la llamada Banda de los Seguros de Muerte fueron sobreseídos de los delitos de “asociación ilícita y estafas”.

Este caso que en su momento atrapó la atención de los medios nacionales y locales por sus características fue ventilado en el Tribunal en lo Criminal nº 1 Departamental, dictándose en septiembre de 2003 fallo condenatorio para cuatro procesados, entre ellos Daniel Stedile, Angel Mairal y Guillermo Gugliermetti, a quienes se los halló responsables de integrar un grupo que desarrollaba con clara división de tareas, actividades tendientes a defraudar a entidades bancarias y fraudes con seguros de vida, condenándoselos por Asociación ilícita y Estafas y partícipes –en distinto grado- de Homicidio Criminis causa, imponiéndoseles la pena de “prisión perpetua”.

Antes del juicio mencionado se había producido un desprendimiento y los hechos calificados como “Asociación ilícita, Estafa Procesal, Estafa, Estafa en grado de tentativa y Falso Testimonio” –respecto de Gugliermetti este último-, fueron elevados en diciembre de 2002 a juicio oral. Sin embargo las actuaciones, vaya a saber por qué, quedaron en algún punto del camino y recién ahora, 17 años después, tiene un cierre definitivo.

A mediados del pasado mes los Jueces del Tribunal en lo Criminal nº 1 Dres. Eduardo Campos Campos y Antonio Severino, advirtiendo el tiempo transcurrido desde la elevación a juicio y los delitos enrostrados, luego de darse traslado al representante de la Fiscalía para que se expidiera, consideraron que correspondía declarar la extinción de la acción penal respecto de Jorge Femando Gugliermetti y Osvaldo Marcial Mairal por fallecimiento, y de Daniel Stedile en razón de haber operado la prescripción de la acción penal.

El abogado Mairal falleció en Mar del Plata donde cumplía prisión domiciliaria y Gugliermetti estando alojado en la Unidad Penal 6 de Dolores, debiendo recordarse el hecho que había llevado a éste último nuevamente a la cárcel luego de que hubiera logrado la excarcelación.

Alrededor de las 5 de la mañana del 30 de octubre de 2012, en momentos que una persona que salía del Club los XXV ascendía a un Chevrolet Corsa, Gugliermetti abrió la puerta del rodado, y exhibiendo un arma de fuego lo intimidó y obligó a que entregara la suma de cuarenta y dos mil pesos, fugando en forma inmediata con el dinero en su poder.

El damnificado lo reconoció como “El Pelado”, dijo haberlo visto dentro del Club, por lo que rápidamente fue aprehendido en una vivienda de la calle Paysandú de nuestra ciudad, donde vivía.

En el juicio al que fue sometido se le impuso “Cinco años de prisión” como autor del delito de “Robo agravado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no se acreditó”, sin embargo la condena no se cumplió ya que falleció en noviembre de 2013 estando alojado en la cárcel local.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *