Personal policial secuestró un vehículo mientras se realizaba un de los habituales operativos de control.

En el procedimiento se realizó por ruidos molestos, específicamente música alta y además se constató la falta de dominio colocado y vidrios polarizados.

Ante esta situación se secuestró el automóvil y labró la correspondiente infracción.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *