El Sanatorio Dolores afrontaba el resultado de una resolución judicial, el remate del inmueble, situación que había creado preocupación sobre la actividad del mismo y consecuentemente sobre el destino de su personal.

Desde la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina, Delegación Dolores, su representante señor Horacio Sotelo había manifestado que de realizarse el remate la situación podría afectar directamente a 60 trabajadora/es, en su mayoría mujeres, que por ser jefas de hogar se les agudizaba aún más el problema. También resaltaba, que la institución brinda salud a todo el pueblo, ya que allí se atiende en su mayoría a los abuelos de PAMI, lo que se viene haciendo hace muchos años.

Al respecto se conoció en las últimas horas una buena noticia, el remate judicial ha sido suspendido tras el depósito de la suma necesaria para que la acción judicial no continuara.

Seguramente la problemática con este principio de solución permitirá encontrar el camino de continuidad en la tarea sanitaria del Establecimiento, y consecuentemente se asegure a los empleados la fuente laboral. Quizás se avizore también, el fin de un litigio judicial que se ha prolongado por muchos años.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *