El alejamiento de la Concejal Daniela Arrabit del legislativo local pidiendo licencia y la decisión de no volver a integrar el Cuerpo, terminó por desnudar que el Intendente Etchevarren desde el inicio de su gestión en 2007, por primera vez no encuentra la forma de superar las turbulencias políticas que rodean su gobierno.

Como señalamos en la edición de ayer, discrepancias entre el Intendente Etchevarren y Daniela Arrabit en cuanto al funcionamiento de Concejo Deliberante en lo que va de este año habría sido la motivación de un cambio fuerte de palabras, que como señalamos terminó con la decisión de la Concejal de pedir licencia y no retornar.

Sin dudas al oficialismo luego de perder la mayoría en la integración del Concejo y persistir en querer imponer y no negociar, le resulta más que difícil encontrar la forma de hacer viable las iniciativas o requerimientos del Jefe Comunal, precisamente por las formas y los tiempos que éste procura imponer.

Esa tesitura y un accionar monolítico por parte de los tres Bloques opositores, en algunos casos no dando quórum, no permitieron a Daniela Arrabit como Presidente cumplir con los deseos del Ejecutivo, situación que habría motivado reproches por parte del Intendente y que sería la causal de la decisión de la Concejal de apartarse del cargo, al que había sumido como suplente de la lista del frente “Juntos por el Cambio” que se impuso en la Elección de 2019.

No puede dejar de mencionarse también, que Camilo Etchevarren siempre alimentó la grieta con la oposición y que creó a partir de su asunción en 2007, denostándola en más por su accionar en conjunto en el Concejo y en otros casos puntualmente refiriéndose a Concejales con nombre y apellido.

En estos últimos meses tanto desde la presidencia del Concejo como el presidente del Bloque oficialista, Concejal José Equiza, hicieron oídos sordos a las observaciones que planteaba la oposición y llevaron al recinto, en algunos casos para aprobar solo con sus propios votos y sin debatir, proyectos por el solo hecho de la urgencia planteada por el Departamento Ejecutivo. A modo de ejemplo se puede señalar la Ordenanza que autorizó el Convenio de compra de tierras para la “Villa Turística”, una iniciativa impulsada por Etchevarren, aprobada en los términos del proyecto que había enviado al Concejo y que a los pocos días de logrado lo vetó al tomar estado público las irregularidades que ese acuerdo de compraventa contenía.

Pero sin dudas esa grieta en el Concejo Deliberante tuvo/tiene otro ingrediente que hace difícil la relación oficialismo/oposición, es el accionar del Secretario Oscar Pardo, que se encarga de prácticamente de ocultar toda documentación que aquellos últimos le pueda interesar, utilizando incluso para ello lenguaje ofensivo para con alguna Concejal mujer.

Lo ocurrido, principalmente en los últimos días, sin dudas plantea más de un interrogante sobre el futuro del funcionamiento del Concejo Deliberante. En primer término, quién lo presidirá: ¿Será el Vicepresidente Equiza temporalmente o en forma definitiva?: ¿Reasumirá como Concejal Leandro Oldoni, habrá una nueva elección y será Presidente? ¿Si Equiza es Presidente, quién presidirá el Bloque oficialista?, ¿hay candidatos con condiciones para reemplazarlo?.

Y todo esto que planteamos como interrogantes aparentemente al oficialismo le preocupa y procura encontrarle salida, por lo menos eso pareciera y quedó registrado el jueves a la noche con el Intendente reunido con gente del elenco de gobierno en el edificio municipal.

¿Qué Concejal podría asumir?

El interrogante es aún mayor a todo lo anteriormente planteado.

El Concejal que deba asumir en reemplazo de la Prof. Daniela Arrabit deberá ser integrante de la lista de “Juntos por el Cambio” de la elección del 2019, de cuyos titulares solamente hay uno actualmente ocupando su banca en el Concejo, Patricio D’Amore, ya que Leandro Oldoni, María Cristina Andrada y Valentina Fontana no lo están por licencia u otra razón.

Respecto de los Concejales suplentes electos, tanto José Equiza, como Daniela Arrabit y Daniel Zundel ya reemplazaron a algunos de los titulares con licencia, por ello sólo estaría en condiciones de asumir María Eugenia Guerbi, la única diplomada por la Junta Electoral que resta de la lista de electos en aquella elección.

Para ser incorporados cualquiera de los tres candidatos restantes que integraban la propuesta electoral en aquella lista que fue a elección y no resultaron electos, deberán solicitar a la Junta Electoral ser diplomado como Concejal.

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *