Ocho de los nueve policías bonaerenses acusados de matar a Alejandro Nicolás Martínez, quien estaba preso en una comisaría de San Clemente del Tuyú, se negaron a declarar ante la Justicia, mientras que una agente imputada dijo que “solo intervino en la detención de la víctima” hasta que fue alojada en la seccional, informó Dib.

Los efectivos fueron indagados en las últimas horas, imputados por el delito de “homicidio agravado por ser cometido por un miembro integrante de la fuerza policial abusando de su función”, y permanecían detenidos por disposición de la Justicia de Garantías de Dolores, que tendrá un plazo de cinco días desde el momento de la detención, ocurrida el último sábado, para definir respecto de eventuales pedidos de excarcelación.

Los policías están acusados de la muerte de Martínez, de 35 años, ocurrida en la madrugada del último jueves, luego de que fuera aprehendido por provocar daños en el Gran Hotel Fontainebleau de San Clemente, donde se hospedaba, y tras ser trasladado a la comisaría 3ra, donde fue hallado sin vida en una celda.

Según la autopsia ordenada por el fiscal que intervino inicialmente en el caso, Pablo Gamaleri, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 11 de Mar del Ajó, el hombre falleció por como consecuencia de una “asfixia mecánica” y además sufrió numerosos golpes en distintas partes del cuerpo.

Fuentes de la investigación indicaron a Télam que ocho de ellos se negaron a declarar, y la única que aceptó hacerlo aseguró que intervino en la detención tras un reporte de que el hombre “había hecho destrozos en la habitación del hotel” y “en todo momento decía incoherencias”.

Por otra parte, Miguel Molina, el abogado de la familia de Martínez informó que pondrá un perito de parte para determinar “quién o quiénes lo mataron” mientras permaneció detenido.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *