En un fallo reciente dictado en Casación provincial se rechazó el recurso intentado por la Defensa de un septuagenario condenado por “corrupción de menores”, quedando en consecuencia firme dicha sentencia.

El imputado había sido juzgado en el Tribunal en lo Criminal 2 de Dolores en un juicio abreviado, habiendo en ese marco el Dr. Antonio Severino actuando como Juez unipersonal dictado la sentencia cuya apelación ahora fue rechazada en Casación.

En el juicio se consideró probada la responsabilidad penal de José Ramón Carrasco en el delito de “corrupción de menores y abusos sexuales reiterados”, en los hechos descriptos como: que aproximadamente entre el 2013 y mayo de 2014 de manera reiterada y con una frecuencia de varias veces por semana, un sujeto adulto promovió la corrupción de menores, dos de entre 7 y 8 años y uno de entre 11 y 12 años, a quienes invitaba a su domicilio, los encerraba en algunas ocasiones en la cocina y otras en la habitación para exhibirles películas pornográficas delante de otros menores aún no individualizados, bajándose el sujeto los pantalones en algunas ocasiones y obligándolos a que aquellos participaran de actos de índole sexual, Que en las mismas circunstancias de tiempo y lugar y en forma alternada con las conductas descriptas, el imputado abusó de una menor manoseándola por todo su cuerpo, desnudándola y obligándola a que le tocara sus genitales, regalándole luego caramelos para que no le contara a su mamá.

El Juez Severino luego de analizar la prueba, testimonios y el informe psicológico resolvió condenar a José Ramón Carrasco, de 75 años de edad, chileno, electricista, con domicilio en Villa Gesell, como autor del delito de “promoción de la corrupción agravada de menores de edad, y abuso sexual reiterado gravemente ultrajante de por su duración y las circunstancias de su realización en perjuicio de menores de edad”, imponiéndole la pena de “seis años de prisión de efectivo cumplimiento”.

La sentencia apelada

Pese a que esa sentencia había sido dictada en el marco de un juicio abreviado consensuado por el Fiscal y el Defensor -con acuerdo expreso del procesado-, el segundo de aquellos la apeló ante el Tribunal de Casación bonaerense, y cuya Sala 4ta. recientemente rechazó la presentación.

Los Jueces doctores Carlos Natiello y Mario Kohan señalaron, que el Defensor Oficial de la Costa había denunciado arbitrariedad por parte del Dr. Severino al dar por acreditada la autoría de su defendido, sosteniendo que no se había demostrado en las víctimas manifestación alguna compatible con el hecho endilgado.

El fallo de estos Jueces de Casación -dictado el pasado mes de junio- precisa, que el Defensor reeditaba sus agravios sin hacerse cargo de rebatir lo resuelto por el Juez que había dictado la sentencia, que solo se había limitado a contraponer un criterio meramente discrepante y subjetivo sobre la manera en que debió ser merituado todo el plexo probatorio. Que había denunciado absurdo y arbitrariedad en aquella decisión, pero sin lograr evidenciar con argumentos fundados de qué modo ello se evidenciaba.

En el análisis puntual del caso, señalaron que “la categórica versión de los menores se hallaba robustecida por los dictámenes de los profesionales que intervinieron y los evaluaron, contribuyendo a formar convicción en el sentenciante, al haber corroborado la presencia de indicadores de abuso sexual”.

“No cabe duda alguna que lo descripto por el sentenciante es lo correcto” señala el fallo, “el sometimiento de menores de edad a conductas depravadas, perversas, habituales y excesivas”, buscando de ese modo el imputado satisfacer sus propios deseos con una innegable entidad corruptora.

Por ello ambos Magistrados resolvieron “rechazar por inadmisible” el recurso de Casación interpuesto por el Defensor Oficial, quedando en consecuencia firma la condena impuesta de “seis años de prisión de cumplimiento efectivo”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *