Municipalidad

En países avanzados los hacen las Universidades. El ex Intendente Meckievi nos contó que eso pasa en EEUU, y como Perú recibe asesoramiento de la Universidad de La Plata.

 

 

Como todos los años el Concejo Deliberante analizó y dio sanción a las dos Ordenanzas que son columna vertebral para la Administración Municipal, la Impositiva y el Presupuesto (ingresos y egresos) para el año 2019, normas que sin duda se debatieron y resolvieron desde lo político, por mayoría, y sin búsqueda de consenso.

Hace un mes se cumplieron 35 años de la recuperación de la Democracia, un hito que pareció significar no solo dejar atrás la noche oscura de la dictadura, sino un cambio profundo en la forma de gobernar, apuntando a los intereses de la comunidad y no a sectoriales.

Han existido excepciones pero en general la Impositiva y el Presupuesto mantiene la misma concepción, un Departamento Ejecutivo que elabora y propone según sus objetivos en cuanto a la forma de gobernar –primordialmente mantener el poder-, cambiándose en la práctica cada año sólo cifras y porcentajes, pero sin evaluar generalmente las necesidades o problemáticas que plantea la comunidad.

Muy atrás quedaron aquellas iniciativas de la década del 90 donde se hablaba de “Presupuesto Participativo”, es decir, se elabora bajo la concepción que los vecinos o los barrios intervienen en delinear las obras o inversiones que serán prioridades. Camilo Etchevarren incluso, al inicio de su gestión se interesó pero nada hizo al respecto y menos procuro instrumentarlo.

Y como hace poco hablamos del tema presupuesto con el ex Intendente Alfredo Meckievi, de su relato surgió una experiencia que los argentinos desconocen y que nunca se llevó a la práctica, son las universidades en los países adelantados quienes formulan los presupuestos.

El ex Intendente nos decía que durante su primera gestión al frente de la Comuna había tenido oportunidad de viajar a Estados Unidos para realizar un curso sobre administración y servicios, donde había preguntado “cómo manejaban el presupuesto en los municipios, ya que las dificultades más graves que teníamos era cobrar impuestos, pagar sueldos, pagar servicios, y allá no se hablaba de ese tema”.

Contaba Meckievi que el docente que estaba dictando el curso le había dicho “¿a usted le interesa el presupuesto?”, y que al haberle contestado que sí, aquél le había indicado que “para eso tenía que ir a la universidad”, porque allí estaban los cerebros del pensamiento contable y administrativo, quienes eran los encargados de proyectar el presupuesto para la ciudad. Me concertaron una reunión para el día siguiente en la Universidad George Washington, donde los docentes de la Universidad nos explicaron el presupuesto de la ciudad de Washington”.

“Ahí yo me dije -precisaba Meckievi-, tenemos en La Plata la Universidad a una cuadra de la Gobernación, a una cuadra de la Legislatura y me consta que al día de hoy no se recurre a la Universidad para confeccionar el presupuesto provincial”.

También contaba el ex jefe comunal, que habiendo estado el pasado año en Perú había tenido oportunidad de hablar con el Ministro de Economía del Perú. “Es un país que tiene el 3% de inflación anual, superávit” acotaba, agregando, “le pregunté cuál era el secreto de esa realidad. Me dijo que ellos eran asesorados desde hacía años por la Universidad de la Plata de Argentina y por una universidad privada también de nuestro país”.

Meckievi decía a le enojaba “ver cuánto potencial tenemos en nuestro país y no utilizamos, los tenemos como compartimentos estancos, no integrados a la búsqueda de un destino común y mejor, no consustanciados con la realidad que vive el pueblo”, indicado que “el pueblo tiene que utilizar la capacidad intelectual de quienes en la universidad están para interactuar y lograr un mejor resultado. No lo hacemos. Creo que es un desafío ver las posibilidades que la Universidad puede brindar. Es el camino que debemos comenzar a transitar para hacer cosas en común”, concluía.

Sin dudas este relato del ex intendente debería llamar a la reflexión, más aún a los políticos que dirigen o pretenden dirigir el destino de Dolores, ya que sin duda la Universidad Atlántida Argentina alberga a muchos dolorenses cuyos conocimientos podrían aportar para definir las características de un Presupuesto municipal, confeccionado estrictamente desde lo técnico y sin injerencias de la política.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *