En la conferencia de prensa que realizaron el pasado martes los Concejales que integran el marco opositor en nuestro Concejo Deliberante se plantearon las irregularidades que tendría la integración del Bloque oficialista en el legislativo local como fundamento para no dar quórum, y se habló puntualmente que el Contador Leandro Oldoni habría “usurpado” la titularidad del Departamento Ejecutivo municipal al reemplazar al Intendente Etchevarren durante su reciente licencia.

Esto último sin lugar a dudas tiene una gravedad institucional cuyos alcances son por ahora inimaginables, ya que sus efectos no solo serían administrativos sino que podrían tener consecuencias penales.

Para entender el tema es necesario referir lo que determina la Ley Orgánica de los Municipios en cuanto al reemplazo del Intendente, ya sea en forma interina o permanente.

El artículo 15º indica que en cualquiera de esos casos el Intendente será reemplazado en el cargo por el primer candidato de la lista de Concejales que hubiera sido electo en la misma elección que aquél, y que en caso de impedimento por parte de este lo reemplazará el segundo y así sucesivamente.

Sin dudas queda claro que el Intendente sólo puede ser reemplazado por un Concejal en funciones, es decir, no lo puede hacer quien se encuentra en uso de licencia ni tampoco aquel que no haya sido electo.

Pues bien, es notorio que el Contador Leandro Oldoni fue electo Concejal en primer término en la Elección del 2019, pero también que se desempeña actualmente en el Gabinete de gobierno del Intendente Etchevarren como Director de Turismo, cargo -al igual que otros anteriores- que ocupa luego de solicitar licencia en el Concejo Deliberante local. Es decir, es funcionario municipal y por lo tanto rigen sobre él las incompatibilidades de la L.O.M..

Cabría preguntarse si puede reemplazar Oldoni al Intendente Etchevarren, y la respuesta es afirmativa, sólo que para ello debe previamente renunciar o solicitar licencia al cargo que ocupa en el Gabinete municipal, luego reasumir la concejalía, y recién entonces cubrir el cargo de Intendente en condición de interino.

Todo indicaría que esto no ocurrió, ya que no se concretó ninguna sesión del Concejo Deliberante en la que Leandro Oldoni hubiera podido reasumir, por lo tanto, el reemplazo que habría efectuado no tendría el respaldo legal que marca la ley. Quien ante esta situación debería haber reemplazado a Etchevarren era quien seguía en la lista de concejales de Juntos por el Cambio electa en 2019, el señor Patricio D’Amore.

De verificarse lo que señalamos periodísticamente, se habría consumado la “usurpación” denunciada por la oposición, y los actos o decisiones que hubiera adoptado Oldoni en ese reemplazo irregular resultarían nulos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *