Si bien no oficialmente, se conoció que el abogado de las víctimas del accidente cuya responsabilidad se endilga al cantante Rubén “El Pepo” Castiñeiras, habría solicitado se revoque la prisión domiciliaria otorgada.

Es de recordar que dicho beneficio le había sido otorgado por el Juez Mariano Caseaux en concordancia con las recomendaciones de la Suprema Corte de Justicia provincial, que había señalado “la importancia del uso racional de la prisión preventiva, el uso de medidas alternativas y las excarcelaciones bajo el sistema de monitoreo electrónico”.

Esa resolución del titular del Juzgado de Garantías nº 2 Departamental fue posteriormente confirmada por la Sala II de la Cámara Penal de Dolores, tribunal de alzada que en agosto pasado confirmó que Castiñeiras deberá afrontar por el caso juicio oral imputado de “homicidio culposo séxtuplemente agravado”.

El tema del beneficio de prisión domiciliaria ha sido traído al tapete por el abogado que representa al “particular damnificado”, el Dr. Marcelo Biondi, quien señaló que el procesado está realizando “presentaciones vía virtual y vendiendo entradas”. Resaltando que si bien lo hace desde la casa, “la ley indica claramente que debe ampliarse la morigeración para tener una salida laboral. Si quiere trabajar tiene que pedir una autorización judicial» resaltó.

El hecho:

Es de recordar que según la requisitoria fiscal, alrededor de las 2 de la mañana del 20 de julio del año pasado, en circunstancias que Rubén Darío Castiñeiras (El Pepo) circulaba a la altura del kilómetro 8,500 de la Ruta 63 conduciendo un vehículo Honda CR-V, lo hacía acompañado por Ivana Romina Candia en la parte delantera y Marcelo Nicolás Carabajal e Ignacio Farid Abosaleh en la trasera.

Que el imputado conducía en forma imprudente, negligente y antirreglamentaria, ya que circulaba a alta velocidad en una ruta con escasa visibilidad y calzada húmeda dado la niebla imperante, a la vez que lo hacía consumiendo bebidas alcohólicas, lo que disminuía su aptitud para manejar. Que en esas circunstancias había perdido el control del vehículo y se había producido el vuelco a cuya consecuencia fallecían en forma inmediata Abosaleh y Carabajal, mientras que Ivana Candia sufría politraumatismos y heridas de carácter grave.

Los peritos determinaron durante la investigación que el cantante había consumido marihuana, que tenía cocaína en sangre, y que conducía a 139 kilómetros por hora en un tramo en el que la velocidad máxima era de 80.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *