Curi Juan Pablo

“…no así por voluntad conjunta de los sujetos de un procedimiento”, resaltó el Fiscal Federal, al apelar la resolución del Juez Ramos Padilla que había rechazado declinar la competencia de su Juzgado en el caso D’Alessio. Será la Cámara Federal de Mar del Plata la que resuelva el planteo.

El Fiscal Federal de Dolores, Dr. Juan Pablo Curi, apeló la resolución del Juez Federal Dr.  Alejo Ramos Padilla en la que el pasado 1º de abril había denegó declinar la competencia de su Juzgado en la causa D’Alessio por razones territoriales, declarando al propio tiempo la competencia para continuar con la investigación.

Sostuvo el Dr. Curi que el Juez en sus fundamentos había sostenido, que “de las quince partes que se hallan involucradas…” únicamente el Fiscal y la Defensa de Stornelli habían reclamado la incompetencia territorial. Que había agregado, que de acuerdo a jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación para determinar la competencia según el territorio, la elección del juez debía hacerse “de acuerdo a lo que resulte más conveniente desde el punto de vista de una más eficaz investigación y mayor economía procesal”, indicando Ramos Padilla sobre estas precisas, que cobraban especial relevancia cuestiones como el lugar donde se encontraba más avanzadas las actuaciones o el ámbito que la víctima había elegido para judicializar el caso. Que sobre ello había sostenido el Juez que su investigación era la más avanzada de cualquier otra que pudiera aparecer como conexa, que la suya era una investigación eficaz en la que ya se había producido una enorme cantidad de pruebas, allanamientos, secuestros, detenciones, declaraciones, informes, etc.

Señaló el Fiscal que el Juez en su resolución admitía que la investigación se encontraba en un punto que impedía “tomar decisiones precipitadas sobre la competencia”, que también había señalado que “variar una decisión que imponga a otro tribunal a cargo de la investigación” aparecía “claramente como prematura”. Que estando la causa en estado “embrionario” imposibilitaba “conocer con certeza la real dimensión de esta organización criminal, las personas en ella involucradas y el despliegue territorial de las maniobras planificadas, cometidas o en curso de ejecución”.

Que además Ramos Padilla para sostener su competencia había argumentado que no parecía “ser un criterio adecuado… realizar una suma aritmética de maniobras y verificar dónde ocurrieron éstas, o dónde se encuentran las oficinas administrativas involucradas”, indicando que el art- 38 del C.P.P.N. asigna competencia al Juez que previno en caso de ignorarse o dudarse del lugar donde el hecho fue cometido, lo que resultaba aplicable en el al caso a partir de la multiplicad de hechos en diversas jurisdicciones”.

Y al expresar los agravios el Dr. Curi expresó que el razonamiento del Juez se sustentaba en dos premisas contradictorias, por un lado sosteniendo el avance que había tenido la investigación y la cuantiosa prueba recolectada resultan parámetros suficientes para definir su competencia para seguir interviniendo, y por otro, haciendo referencia al carácter prematuro de los planteos efectuados por las partes.

En su caso el Fiscal puntualizó, que su planteo estaba enmarcado en lo previsto “expresamente en el Art. 39 del Código Procesal Penal de la nación, que establece una regla clara que determina “que es deber del órgano jurisdiccional declinar la competencia territorial cuando se advierte la carencia de competencia para conocer en ella en cualquier estado del proceso”, precisando sobre ello, que se había podido determinar que la mayoría de las maniobras delictivas se habían originado y/o tuvieron como epicentro en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Que inclusive, en el transcurso de más de un mes, que desde su Fiscalía le había solicitado al Juez que se declarara incompetente para seguir interviniendo, se habían presentado varias personas alegando ser posibles víctimas de hechos cometidos presuntamente por la asociación ilícita investigada, pero que en ningún caso se había determinado que residieran o tuvieran como centro de actividades la jurisdicción del Juzgado Federal de Dolores, o que los sucesos que los habrían damnificado hubieran sucedido en este ámbito.

En cuanto a los fundamentos del Dr. Ramos Padilla basados en el informe preliminar de la Comisión Provincia por la Memoria de la provincia de Buenos Aires, el Fiscal señaló, “que a los efectos de dirimir cuestiones de competencia en materia penal, bajo ningún punto de vista podría admitirse que se adopte una decisión en función a lo que ‘decida la mayoría’”, lo que el Juez había hecho era nada más que una “suma aritmética” para descalificar el criterio que había tenido la Fiscalía su cargo. Y puntualizó el Dr. Curi, que le llamaba justamente la atención que Ramos Padilla en su resolución cuestionara “la pertinencia de efectuar un razonamiento de esa índole (esto es, una “suma aritmética”) para definir cuál debería ser el juez competente”, cuando había utilizado “la misma lógica para sustentar su decisión, lo cual deviene a todas luces contradictorio”.

Además el Fiscal indicó que en su resolución el Juez había recurrido a fundamentos que no se encuentran previstos legalmente, “pues la competencia penal en una cuestión de orden público, improrrogable e indisponible para las partes, por lo que, a pesar de cuál sea la postura y/o el deseo de la “mayoría” en cuanto al Juez que debe continuar interviniendo en el caso, la cuestión debe ser zanjada en función a lo que establece el ordenamiento legal y no así por voluntad conjunta de los sujetos de un procedimiento”, resaltando Curi, “el único parámetro para atribuir competencia a un tribunal, en materia penal, es la ley…”.

También señaló que en su pedido de declinatoria de jurisdicción no había sido antojadizo o desprovisto de cualquier fundamento que lo sustentara, “sino que, muy por el contrario, se ajusta a la doctrina adoptada por el máximo tribunal de la República Argentina al momento de dirimir cuestiones de competencia territorial…”,  sobre lo cual nada decía el Juez en la resolución que había rechazado el planteo.

En cuanto a la reseña realizada por el Dr. Ramos Padilla sobre algunos hechos ilícitos pergeñados por la organización delictiva que habrían tenido epicentro fuera de la jurisdicción de la C.A.B.A., señaló el Fiscal que en la realidad “se tratan de sucesos aislados”, los que luego de reseñarlos les señala como denominador común, que “ninguna de las personas vinculadas a la maniobras reside y/o ejerce sus actividades en ese ámbito”, precisando además que no existía “un solo indicio que permitiera inferir que algún acto ejecutorio se hubiera realizado en este distrito judicial”.

Asimismo señaló el Dr. Curi, que el criterio jurisprudencial de la Corte invocado por el Juez Ramos Padilla para fundamentar la competencia del Juzgado Federal de Dolores “debía ser interpretado en un sentido diametralmente inverso al utilizado. Justamente, esa misma cita jurisprudencial permite inferir que, en realidad, no resulta ‘más conveniente desde un punto de vista de una más eficaz investigación y economía procesal’ que el expediente continúe tramitando en esta jurisdicción”, sino que habla de la necesidad de procurar una mayor economía procesal, por lo que además de las  medidas de prueba que concretadas en el ámbito de este Juzgado, “todas las restantes diligencias a desarrollarse tendrán ejecución fuera de la jurisdicción; principalmente, en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires”.

Puntualiza también, “que, al menos de momento, no existe una sola víctima o persona investigada que resida y/o desarrolle sus actividades en alguno de los quince municipios que conforman esta jurisdicción”. Y que en diferencia a lo sustentado por el Juez sobre “el principio de estabilidad de la competencia…”, “esos derechos serán efectivamente resguardados con la declinatoria de competencia que se propicia”.

Finalmente y en razón de lo argumentado el Fiscal Federal le solicitó al Dr. Ramos Padilla que concediera el recurso de apelación interpuesto y se elevara el mismo a la Cámara Federal de Apelaciones de Mar de Plata, lo que consintió el titular del Juzgado Federal de Dolores.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *