Compromiso

Google



13:54 14-05 El hecho ocurrió en nuestra ciudad en enero de 2010, y la pena fue impuesta por el Juzgado Correccional nº 3 de Dolores en el marco de un juicio abreviado.

Condenan a vecino que por su negligencia murió una joven electrocutada

Enviar Compartir Aumentar tamaño Reducir tamaño
Foto ilustrativa

 

En un fallo dictado la pasada semana por el Juzgado Correccional nº 3 de Dolores, en el marco de un juicio abreviado se impuso una pena de ejecución condicional a un vecino juzgado por la muerte electrocutada de una joven mujer, hecho ocurrido en nuestra ciudad en enero de 2010.


 

La Juez Dra. Analía Pepi dio por acreditado en su resolución, que aproximadamente a las 22,30 horas del 14 de enero de 2010, en oportunidad que la señora Paola Issa se encontraba en su domicilio ubicado en la calle Juncal al 900 -casi Salta- de nuestra ciudad, al tocar el alambre donde estaba tendiendo ropa sufrió un golpe de electrocución, a raíz del cual perdió la vida por paro cardiorespiratorio traumático secundario.

Se determinó que la cuerda de alambre se encontraba atada a un caño que hacía contacto con un armazón de hierro existente en la casa vecina, cuyo propietario había omitido realizar las reparaciones necesarias a la lámpara existente en el exterior de la vivienda en la cual residía, y que presentaba un empalme encintado con desgaste que dejaba al descubierto los conductores de electricidad pelados, y cuya pérdida de corriente se trasmitía al hacer contacto con el armazón mencionado, lo que hacía que todo el sector estuviera electrificado.

El suceso se acreditó en el juicio con distintos elementos, entre ellos el acta policial, donde se consignó que a la llegada de los efectivos policiales al lugar del hecho la víctima se encontraba ya sin signos vitales o muy grave, por lo que se requirió una ambulancia. Que en esas circunstancias un perro había pisado el alambre usado como cuerda para colgar ropa, gritando y saltando el animal, lo que llevó a uno de los efectivos presentes -que era electromecánico- a constatar que el mismo tenía corriente (220 volts), y que la electricidad provenía de la casa lindera, por lo que se localizó al vecino y con cuya autorización se  ingresó a la propiedad. Allí se pudo observar una lámpara colgada en una enredadera, la que estaba prendida y que estaría dando electricidad al caño donde estaba atado el alambre de colgar ropa de la vecina, indicando el dueño de casa desconocer esa situación y que estuviera electrificado.

El efectivo con conocimientos de electricidad dijo al declarar, haber constatado que el alambre electrificado lo estaba por la pérdida que transmitía los cables de la casa vecina,  precisando que allí había un empalme encintado que había sufrido desgaste, dejando a simple vista los conductores pelados, los que estaban haciendo contacto con el armazón y producían que quedara electrificado todo lo que tocaba, como por ejemplo la pared, el alambre, y la cuerda que tenía la vecina en su casa para colgar la ropa. Precisó el testigo, que a su entender si hubiera habido un disyuntor el suceso se hubiera evitado, y que la instalación eléctrica era precaria por cuanto carecía de cañerías que hubieran podido aislar la pérdida.

La pericia efectuada sobre la lámpara y el cableado existente en la casa donde existía la pérdida, corroboró lo constatado en el acta policial y lo declarado por testigos.

Para la Juez Pepi el hecho debía ser calificado como “Homicidio culposo”, ya que el dueño de la casa donde se produjo la pérdida de electricidad había “creado un riesgo jurídicamente relevante, al no tener la conexión de luz ni la lámpara y su respectivo cableado, conservado y controlado”, es decir, con los recaudos suficientes para evitar provocar riegos a terceros.

Para la magistrada se había probado una “conducta descuidada y violatoria de los deberes de cuidado”, al omitir este individuo hacer las reparaciones necesarias a la lámpara existente en su vivienda, generando ello la pérdida de electricidad y que todo quedara electrificado.

Precisó la Juez, que esa violación al deber de cuidado era imputable al dueño de esa casa, “pues la víctima no hubiera muerto, como sucedió, si se hubiese desarrollado un accionar diligente y plenamente arreglado a las normas, esto es, conservar y reparar la instalación”.

Finalmente la Dra. Analía Pepi resolvió condenar a Sergio Raúl Ramírez, de 35 años de edad, empleado, natural y con domicilio en nuestra ciudad, a la pena de Un año de prisión de ejecución condicional, como autor penalmente responsable del delito de Homicidio Culposo, pena así impuesta atento a la naturaleza y circunstancias del hecho y su primariedad delictual.

Comentarios

Por antonio 12:39 15-05-2012

un año es muy poco. tendria que haberse electrocutado EL, por negligente. pero tienen suerte Estos hijos de su madre.

Por Nombre 07:37 15-05-2012

Comentarios UN AÑO NADA MAS Quien les devuelve a esas criaturitas su mamá que dia a dia notaran su ausencia.

Por Beatriz Casazza 07:05 15-05-2012

La causa por la muerte de Sabi y Nacho arrancò el 1o.de febrero del 2009. Què està pasando en el Tribunal Oral en lo Criminal No.1, que todavìa no determino la fecha del juicio oral? Tengo 70 años, cuànto màs deberè esperar para ver JUSTICIA por la muerte de mi hija Sabina Gòmez y su pareja Ignacio Tomasi? Por favor hagan algo!!!

Página 1

Comentar


Moneda
Compra
Venta
DólarDólar
EuroEuro
RealReal
  1. Estafa con tarjetas telefónicas en mensaje de texto
  2. Para la Dra. Claudia Rossi “la gente ha tomado más conciencia al salir a la ruta”
  3. El delito de falsedad ideológica
  4. Guardiacárcel fue detenido imputado de abuso sexual
  5. Formuló denuncia penal una joven afectada por difusión de un video sexual en Internet que la involucra
  • Ancla de la Plaza 25 de Mayo

  • Plaza en miniatura en la Escuela Vial

  • Rally Federal en Dolores

  • Centro de Actividades Naúticas Dolores

  • Banco de la Nación Argentina

  • Santuaria de la Virgen de los Dolores en el Parque Libres del Sur

  • Iglesia Central, Nuestra Señora de los Dolores

  • Colegio Nacional Dolores E.E.M. Nº 3

  • Pirámide ubicada en la Plaza Castelli

 





 

Universidad Atlántida Argentina