Compromiso

Google



19:23 19-02 Trabaja en la Fiesta desde la primera edición, y desde hace diez años es el coordinador del escenario.

Gastón Cánepa, asistencia perfecta en la Fiesta Nacional de la Guitarra

Enviar Compartir Aumentar tamaño Reducir tamaño

El dolorense Gastón Cánepa es uno de aquellos que bien puede decir que conoce la Fiesta Nacional de a Guitarra desde sus entrañas, porque trabaja en ella desde la primera edición en el Estadio hace 20 años, cuando la organización estaba a cargo de unos pocos. Además es coordinador de escenario desde hace una década. 


 

En esta nota nos cuenta anécdotas únicas sobre los artistas visitantes y detalles que ya son parte de la historia. Asó comenzaba su relato: “Un amigo me invitó a colaborar. Era una incógnita lo que iba a pasar con la fiesta, era local en esa época, en 1992. Había interés de hacerla nacional pero era una prueba. Me acerqué a dar una mano, eran 5 o 6 personas haciendo todo el trabajo, mucho más grandes que yo. Y hacía de chico de los mandados, acompañaba en los viajes, las contrataciones. Fue un trabajo bastante complicado al principio, aprendiendo sobre la marcha. Los pocos que éramos hacíamos todo. No es como ahora que el municipio pone su gente a trabajar. Nosotros antes armábamos el escenario, poníamos las luces. En Dolores no teníamos escenario como para una fiesta así. La primera fue en el Estadio y pedíamos prestado el de la Fiesta del Ternero de Ayacucho, que coincidía casi con la nuestra, así que terminaba la de ellos, desarmábamos el escenario allá, cargábamos todo en un camión y lo armábamos acá”.

 

- ¿Cómo llega a coordinar el escenario?

- Cuando fui más grande Daniel Gonzáles, el “Colo”, fue el que me llevaba a trabajar ahí, él fue quien empezó con la parte de escenario. Empecé a aprender y me gustó, igual que ir a los grandes festivales a observar el manejo detrás del escenario. Daniel coordinaba y yo lo ayudaba, hasta que él después de la décima fiesta (una de las más grandes, que tuvo un gran escenario y que se montó en el Polideportivo al aire libre) ya no estuvo más. Ahí quedé yo a cargo del escenario hasta ahora. Es un trabajo que el público no nota, uno anda a las corridas y muchas veces se lleva un trago amargo. Entiendo que los cantores quieren subir en el horario central, a veces no se puede, y se enojan con uno.

 

- ¿Qué artistas decepcionaron en cuanto a trato y exigencias?

- A veces tengo la imagen de algún artista y cuando lo he tratado o charlado con él se me cae el ídolo. Uno fue Horacio Guarany. En la primera fiesta vinieron él y Argentino Luna. Uno tiene a Guarany como autóctono, amante de su tierra, pero le iban  a pagar con un cheque y dijo que no al cheque, solo pesos. Si no le poníamos los pesos él no subía al escenario. Entre tres o cuatro que estábamos salimos a pedir dólares a comerciantes conocidos por toda la ciudad (era sábado y la caja del municipio está cerrada), pedir prestado hasta que conseguimos la suma de a cien, doscientos, trescientos. El lunes devolvimos todo.

 

- ¿Hubo otros?

- Los Nocheros. Ahora han bajado su nivel y no son tan complicados, pero en pleno auge eran muy difíciles. Pedían cosas imposibles de adquirir en la ciudad, por ejemplo una marca de whisky que teníamos que mandar a Imparato en su auto a comprar a Buenos Aires. Otra vez nos pidieron 150 botellitas de agua mineral y el día que subieron nos habíamos olvidado. En ninguna cantina había lo suficiente. Salimos a buscar en tachos de basura en todos lados, lavar y llenar botellitas. Habrán tomado 10, pero pedían 150. Otro día llovía torrencialmente, se inundó todo, y pidieron té de tilo. Era la madrugada y tuvimos que salir lloviendo a buscar, nos empapamos, hasta que nos consiguieron en el ACA. Pero cuando se los llevamos nos dijeron que se les habían ido las ganas de tomar té de tilo. Y son cosas que a uno le quedan marcadas. Luciano Pereyra es también de carácter fuerte y exigente. Vicentico es difícil de tratar, no dejó acercar a nadie, ni siquiera a hacerle una nota; bajó del escenario, había un par de medios que querían entrevistarlo y se fue sin dárselas.

 

- ¿Y cuál es la contratara?

- Soledad, Abel Pintos, Jorge Rojas como solista, no te piden muchas cosas. Otro es el “Chaqueño”, habla, se saca fotos con la gente. La primera vez que vino, cuando era la feria en el Lago la recorrió  caminando. Está bien, todavía no era el “Chaqueño”, pero caminó entre la gente. A León Gieco lo acompañé en colectivo hasta la salida y es una persona de la que tenía otra imagen pero me sorprendió gratamente, muy sencilla, muy dada.

 

- ¿Cómo era al principio el trabajo?

- Éramos un pequeño grupo que luchaba para que todo estuviera bien. Ahora está todo instalado, tenemos el predio, el galpón. Antes la noche central se hacía en el Estadio, y las de cantores locales un día en cada club, por ejemplo lunes Independiente, martes Ever Ready, miércoles en el Defensa, etc. Teníamos que armar y desarmar todo siempre los 5 o 6 que éramos. Sillas, sonido, escenario, luces. Daniel Gonzáles fue muy importante. Carlitos Gabotto también colaboraba, Miguel Gómez. Uno de los 5 o 6 que estuvieron desde el comienzo fue Daniel Monroy. Con él pintábamos los puestitos de la Feria en Plaza Castelli.

 

- ¿Qué noche le impactó en cantidad de público?

- Me impactó la noche de la décima fiesta cuando actuó “La nueva luna”, fue al aire libre, en un escenario grande, y hubo muchísima gente. Fue durante la gestión de Lovari, yo estaba sobre el escenario y veía gente desde el playón de la cancha de básquet del Polideportivo hasta el final, hasta el alambrado. La fiesta ha ido creciendo, pero le falta una instalación mayor, porque tenemos una capacidad de 5 mil personas, y es un techo, vine mucha gente. Y tendríamos que tener más difusión nacional, porque es una fiesta que es de las tres mejores de la provincia: está Baradero, Lincoln y después Dolores y de las tres la mejor programación la tenemos nosotros.

 

- ¿Hizo con la gente que nos visita?

- Si, hablo mucho con los representantes y sonidistas, he entablado amistad con el que maneja el sonido del “Chaqueño”, que en los comienzos de la fiesta venía con “Pro Watt”, una de las empresas de sonido con la que quedó grana mistad. Otro amigo me invitó a coordinar uno de los tres escenarios de la “Fiesta del Trichaco” que hace el “Chaqueño”. Lamentablemente no pude por temas laborales. Todo eso me lo dio la fiesta de la guitarra: contactos, amigos, oportunidad de viajar a montones de fiestas e incluso a Uruguay cuando contactamos con la ciudad de Dolores de allá y llevamos a “Las voces del Este” a Uruguay.

 

- ¿Qué momentos le emocionaron más en estos 20 años?

- Varios, pero en especial el de mercedes Sosa, por lo que representa ella, por las condiciones en las que vino. También tenía una imagen de ella y fue todo lo contrario, estuvimos almorzando, charlando, fue uno de los momentos más lindos y emocionantes que recuerdo. Otro es pasar como el otro día por la puerta de Cultura y ver una cuadra de cola días antes… eso hace que lo poco que uno hizo para la fiesta se vea reflejado con los años en esa fila de gente.

Comentarios

Por Luis. 12:10 22-02-2012

Como hace para trabajar?

Página 1

Comentar


Moneda
Compra
Venta
DólarDólar
EuroEuro
RealReal
  1. Estafa con tarjetas telefónicas en mensaje de texto
  2. Para la Dra. Claudia Rossi “la gente ha tomado más conciencia al salir a la ruta”
  3. El delito de falsedad ideológica
  4. Guardiacárcel fue detenido imputado de abuso sexual
  5. Formuló denuncia penal una joven afectada por difusión de un video sexual en Internet que la involucra
  • Interior Teatro Municipal Unione

  • Plaza en miniatura en la Escuela Vial

  • Ancla de la Plaza 25 de Mayo

  • Colegio Nacional Dolores E.E.M. Nº 3

  • Club Los XXV

  • Viejo puente del Canal 9

  • Banco de la Nación Argentina

  • Virgen Nuestra Señora de los Dolores

  • Banco de la Provincia de Buenos Aires

  • Santuaria de la Virgen de los Dolores en el Parque Libres del Sur

 





 

Universidad Atlántida Argentina