Compromiso

Google



08:29 06-07 El hecho sucedió a mediados de enero de 2012, cuando la víctima cruzaba la calle Juncal. Tanto la pericia de alcoholimetría como la de velocidad del vehículo fueron contundentes a la hora de valorar la responsabilidad del imputado en el hecho. “Obr

Condenan a remisero que alcoholizado atropelló y mató a un vecino en nuestra ciudad

Enviar Compartir Aumentar tamaño Reducir tamaño

En un fallo dictado el pasado martes por la Juez titular del Juzgado Correccional nº 2 Departamental, Dra. María Cristina Tramontini, se condenó al remisero que conduciendo alcoholizado y a gran velocidad atropelló a un vecino en nuestra ciudad y lo mató.


El hecho juzgado según surge del veredicto ocurrió minutos antes de las 23 horas del 14 de enero de 2012, cuando por la  calle Juncal entre Brandsen y Necochea de nuestra ciudad, un adulto que conducía alcoholizado y alta velocidad un vehículo Fiat Duna Rojo, atropelló a Cristian Oscar Silva cuando este cruzaba en la esquina, y quien a consecuencia de ello sufrió lesiones que le provocaron la muerte.

En el juicio se recibieron distintos testimonios, entre ellos el del policía que acudió primero al lugar del hecho, quien dijo la víctima estaba muy lastimada, caída sobre el pasto y a unos 40 o 50 metros de donde se había detenido el auto que lo había embestido. Que se había solicitado una ambulancia para su trasladado al Hospital Municipal, donde había fallecido unas horas después. El funcionario dijo también, que había podido determinar que el vehículo pertenecía a una remisera ubicada en Juncal y Olavarría.

El dueño de la remisería manifestó que el auto era de su propiedad, que quien lo conducía trabajaba como remisero, y que avisado del accidente había llegado hasta el lugar, precisando que el conductor del remís estaba parado junto al vehículo y que no había percibido en él que “tuviera aliento etílico”, aunque después supo que la pericia había arrojado que estaba alcoholizado.
Precisamente el perito bioquímico que realizó la pericia de alcoholemia indicó, que la muestra del imputado había dado como resultado 1,45 grados de alcohol en sangre.

Un médico que presta funciones en la Policía Científica al ser consultado por las partes en el debate, manifestó que según sus conocimientos médicos un grado de 1,50 g/l de alcohol en sangre es estado de ebriedad, que ello ocasiona somnolencia, disminución de las facultades mentales, visión borrosa, etc. Que lo tolerable es el 0,2 y el tope legal de 0,5 gramos.

El perito en planimetría de la Policía Científica de Dolores indicó por su parte, que el frenado del Fiat Duna había dejado una huella de 31,60 metros en el asfalto, y que desde la calle Brandsen hasta donde detuvo su marcha había 54, 40 mts.

El perito en accidentología vial dijo que las huellas de frenado eran “post impacto”, es decir posteriores a colisionar con la víctima, precisando que el cálculo realizado le daba una velocidad de circulación del Fiat Duna de 75 km/hora.

Para la Dra. Tramontini teniendo en cuenta la velocidad máxima de circulación que permite la ley para calles de ciudad, no le cabía duda alguna que el conductor había violado flagrantemente la norma, ya que lo hacía por un lugar con poca iluminación, a una velocidad que por pocos kilómetros era el doble de la permitida en el lugar, lo que había creado el factor desencadenante del resultado que terminara con la vida de una persona.

Y que si bien no se había podido acreditar en que lugar de la calle estaba el peatón al momento de ser embestido, “lo cierto es que aún cruzando o caminando en sentido contrario, de haber circulado a una velocidad adecuada, hubiera sido percibida su presencia en el lugar”, afirmó la Juez.

Y otra cuestión que para la Magistrada no resultaba menor, era el grado de alcohol

en sangre que le había sido detectado al procesado, indicando en el fallo, que a su juicio la falta de reacción, la falta de reflejos que produce un estado de alcoholemia de esa graduación, completaron el cuadro y confluyó en producir el resultado dañoso.

Luego de analizar argumentos de la Defensa y del Particular Damnificado, la Dra. arribó a la convicción sincera que el conductor del Fiat Duna “obró sin el debido deber de cuidado, con imprudencia y negligencia, y produjo el resultado”.

Al momento de merituar agravantes, la Juez y tal cual lo había solicitado la Fiscalía consideró “su condición de chofer con licencia habilitante, que lo colocan en una especial circunstancias de velar por la seguridad en el tránsito”.

Finalmente la Dra. Tramontini resolvió condenar a Gabriel Angel Villalba, de 53 años de edad, nacido y con domicilio en nuestra ciudad, como autor penalmente responsable del delito de “Homicidio culposo agravado por la conducción imprudente de un vehículo automotor”, a la pena de “Tres anos de prisión de ejecución condicional (por su primariedad delictual) e Inhabilitación especial para conducir automotores por el termino de seis años”.

Asimismo dijo la Juez, que “sin perjuicio de no compartir los extremos expuestos por el

Particular Damnificado” en relación a un testigo, autorizó la extracción de copias para éste “formular la denuncia que crea correspondiente (falso testimonio)”. 

Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar


Moneda
Compra
Venta
DólarDólar
EuroEuro
RealReal
  1. Estafa con tarjetas telefónicas en mensaje de texto
  2. Para la Dra. Claudia Rossi “la gente ha tomado más conciencia al salir a la ruta”
  3. El delito de falsedad ideológica
  4. Guardiacárcel fue detenido imputado de abuso sexual
  5. Formuló denuncia penal una joven afectada por difusión de un video sexual en Internet que la involucra
  • Colegio Nacional Dolores E.E.M. Nº 3

  • Parque Libres del Sur

  • Glorieta de la Plaza Moreno

  • Club Atlético Ever Ready

  • Interior Teatro Municipal Unione

  • Banco de la Provincia de Buenos Aires

  • Rally Federal en Dolores

  • Viejo puente del Canal 9

  • Club Los XXV

 





 

Universidad Atlántida Argentina