Compromiso

Google



12:30 02-07 El fallo lo dictó la Juez Dra. María Cristina Tramontini y la pena es de ejecución condicional. El trágico suceso ocurrió en marzo de 2012 en Mar del Tuyú, cuando la víctima amenazaba a su padre con una cuchilla.

Lo condenar por matar al hijo por “exceso en la legítima defensa”

Enviar Compartir Aumentar tamaño Reducir tamaño

Un vecino de Mar del Tuyú fue recientemente condenado en el marco de un juicio abreviado, por haber matado a su hijo con “exceso en la legítima defensa”, hecho ocurrido en marzo de 201 en esa localidad.


El juicio se realizó en el Juzgado Correccional nº 2 Departamental, indicando la Dra. María Cristina Tramontini en el veredicto, que aproximadamente a las 7 de la mañana del 25 de marzo de 2012, un adulto que se encontraba en su vivienda junto a su esposa, una hija menor de edad y tres personas más, previo discutir con su hijo, quien portaba una cuchilla y exigía a sus familiares que le dieran dinero, ante esa agresión le efectuó en principio un disparo de arma de fuego desde el interior de la habitación, impactando la bala contra la pared del pasillo, desprendiéndose esquirlas que impactaron en el codo de la victima. Luego, “pese a contar el individuo con una infinita gama de posibilidades de reacción ante la agresión por parte de su hijo”, que seguía en el pasillo de la vivienda, con la puerta abierta reaccionó y le efectuó al menos otros cuatro disparos, causándole con ellos la muerte, para seguidamente darse a la fuga.

Efectuada la denuncia de lo ocurrido, a la llegada de la policía al lugar encontraron a la víctima en medio de un charco de sangre, en posición fetal, y un arma blanca (la cuchilla), indicándoles una mujer que se trataba de Martín, hijo de su esposo Roberto Raúl Iturrieta. Los efectivos comprobaron que en la vivienda había vidrios rotos, un gran desorden, un televisor LCD en el piso, y un orificio similar al realizado con arma de fuego en una puerta.

La esposa del victimario dijo que esa mañana el fallecido se había presentado en el dormitorio, que era una persona muy agresiva, y que mientras pasaba una cuchilla de una mano a otra le decía a su padre que lo iba a matar, le reclamaba dinero. Y que cuando este se retiró de la habitación su esposo había aprovechado para cerrar la puerta con llave.

Una de las personas que había en la casa, relató haber escuchado como el hijo insultaba a su padre diciéndole "por que no me abrís hijo de puta", manifestando que unos minutos después se había acercado la pareja del dueño de casa y le había dicho “Roberto mató a Martín”.

Otro testigo manifestó que Roberto Iturrieta le había dicho que “Martin había empezado nuevamente con la joda", que el comentario de la familia era que aquél tenía miedo que su hijo le robara, por lo que se encerraba en su habitación. Contó también esta persona de las exigencias de dinero que ese día había manifestado la víctima, quien estaba rompiendo todo y tenía una cuchilla, que insultaba a su padre. Precisó esta persona haber escuchado primero un tiro, luego silencio, e instantes después tres o cuatro tiros más, y luego la voz de Roberto diciendo “que hice, maté a mi hijo”.

Un efectivo policial recordó que la esposa del victimario había hablado con éste por teléfono, quien le había dicho que estaba en un hotelucho de Mar del Plata, que había hablado con un abogado, por lo que se había solicitado colaboración a dependencias policiales vecinas para dar con el paradero del prófugo y del vehículo en que se movilizaba.

Consigna la Juez en su resolución, que el autor del hecho había relatado las circunstancias previas al suceso, manifestando que su hijo después de muchos años de tratamiento, recaídas y demás, le había pedido ir a vivir con él. Que vendía copos de azúcar y él le administraba el dinero que obtenía. Dio detalles de lo ocurrido esa mañana, y manifestó que cuando abrió la puerta de la habitación lo vio venir gritando y con la cuchilla, por lo que le disparó.

La Dra. Tramontini entendió luego del análisis de los distintos elementos incorporados al juicio, que no quedaban dudas que el imputado provocó la muerte de su hijo Martin mediante la utilización de un arma de fuego, y consideró que se había configurado en el caso un exceso en la legitima defensa.

Por ello resolvió condenar a Roberto Raúl Iturrieta, de 60 años de edad, nacido en Avellaneda y con domicilio en Mar del Tuyú, a la pena de Tres años de prisión de ejecución condicional, como autor penalmente responsable de delito de“Homicidio cometido con exceso en la legítima defensa”, debiendo cumplir el condenado durante el término de la condena con una serie de obligaciones que dispone el Código. 

Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar


Moneda
Compra
Venta
DólarDólar
EuroEuro
RealReal
  1. Estafa con tarjetas telefónicas en mensaje de texto
  2. Para la Dra. Claudia Rossi “la gente ha tomado más conciencia al salir a la ruta”
  3. El delito de falsedad ideológica
  4. Guardiacárcel fue detenido imputado de abuso sexual
  5. Formuló denuncia penal una joven afectada por difusión de un video sexual en Internet que la involucra
  • Club Los XXV

  • Interior Teatro Municipal Unione

  • Centro de Actividades Naúticas Dolores

  • Colegio Nacional Dolores E.E.M. Nº 3

  • Rally Federal en Dolores

  • Parque Libres del Sur

  • Iglesia Central, Nuestra Señora de los Dolores

  • Viejo puente del Canal 9

  • Plaza en miniatura en la Escuela Vial

  • Virgen Nuestra Señora de los Dolores

 





 

Universidad Atlántida Argentina