edificio-tribunal

Protección de delitos en Dolores:

 

** Principalmente luego del análisis de comunicaciones telefónicas entre los presuntos involucrados. El nombre de algunos de ellos figura en entrecruzamiento de información entre la Justicia Provincial y la Federal.

Quince meses después que publicáramos una entrevista que hiciéramos a ex empleado municipal y donde denunció una trama político-policial para encubrir delitos en Dolores, pudimos conocer la ratificación que el denunciante hizo de lo allí expresado. También que al ampliarla brindó precisiones sobre esos actos corruptos, algunos de los cuales con el pasar del tiempo y distintas actuaciones judiciales se han ido corroborando.

En ese marco el denunciante además de precisar quiénes eran los recaudadores por la “protección” que se brindaba, indicó lugares donde se vendían estupefacientes, por ejemplo un kiosco en calle Monseñor D’Andrea, lugar que al ser allanado unos meses después se comprobó la exactitud de la actividad ilícita y se detuvo al propietario.

También consignaba el denunciante que se le cobraba a un comerciante de calle Mitre, a quien y en razón de haber dejado de pagar protección posteriormente se le allanó el local nuevo que había abierto y se lo detuvo. Asimismo consignaba la protección que pagaba un vecino de calle Juncal, sujeto precisamente procesado por comercio de estupefacientes.

También daba cuenta de cómo se hacía la “recaudación”, los nombre de quienes realizaban esa tarea encomendada, a quienes entregaban la recaudación, dos “funcionarios políticos del municipio” afirmó, precisando sobre uno de ellos, el día de la semana que hacían la entrega, tanto en una peña como en una casa de la calle Salta donde por entonces vivía.

Habló de los comercios a los que se le cobrara por brindar seguridad, dando el ejemplo de dos conocidos kioscos, cuyos propietarios al declarar habían dicho que ellos no pagaban, dichos que el denunciante expresamente manifestó que no eran ciertos ya que el personalmente les había cobrado, precisando que iban a esos kioscos en horas de madrugada, que lo hacía junto con un funcionario de la policía local y les cobraban directamente.

Asimismo indicó el nombre de otro recaudador, miembro también de la Policía Local, individuo que precisamente en un cambio de información entre la Justicia Provincial y la Federal – sobre entrecruzamientos telefónicos- se lo menciona como relacionado a los dos funcionarios municipales sindicados como cabezas de la trama de protección de delitos a cambio de dinero.

Aquellas afirmaciones que hizo el denunciante y que para muchos –incluso para la justicia- eran sólo sospechas, se han transformado con el avance de la investigación en fuertes indicios, producto de las pruebas incorporadas, como es el análisis de comunicaciones telefónicas entre los presuntos involucrados, habiendo surgido tras ello causas conexas, las que seguramente a no muy largo plazo deberían tener novedades.

El interrogante: ¿hasta dónde avanzará la justicia local estando involucrados funcionarios políticos del Municipio?.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *