Cada año, en este aniversario del 12 de octubre, mi familia recuerda muchas cosas, entre ellos el acompañamiento de mi madre a su última morada en el cementerio de Dolores, hija de un español asturiano y de madre criolla, pero también de padre de la misma nacionalidad, familia de vascos de Navarra, además de todo lo acontecido en la familia de su esposo con sangre española con casi 400 años en América, nuestra América, y no es para menos.

El Doce de Octubre, fecha en que Cristóbal Colón llegaba a tocar tierra americana, luego de una travesía por el Atlántico con dificultades bastantes serias, de riesgo de vida con sus acompañantes, en la nave Santa María, capitana de tres, que mucho tuvieron que ver los hermanos Pinzón, capitanes de la Pinta y de la Niña.

En todo esto, mucho o casi todo pasa por ejecutores como eran el Rey de España, Fernando II de Aragón y su esposa, la Reina Isabel I de Castilla, y por supuesto el soñador muy terrenal, el marino Cristóbal Colón.

Con la llegada al trono de España de los llamados Reyes Católicos, Fernando II e Isabel I, se daba así la unión de reinos sin perder dominio a pesar de la separación que se daba, y cubrió positivamente en los siglos siguientes, se puede decir, los primeros reyes de España.

En cuanto el marino genovés, diría un navegante estudioso y visionario, gustoso de la exploración y de la cartografía del momento, nombrado Almirante, virrey y gobernador general de las Indias Occidentales, y lo reconoce el mundo entero como el descubridor y el encuentro de dos civilizaciones, la europea y la americana, un doce de octubre del año mil cuatrocientos noventa y dos.

Esta fecha se recuerda hoy en nuestro país, como Día del Respeto a la Diversidad Cultural, dejando atrás lo que se recordaba como Día de la Raza; sobre el tema del descubrimiento, que ni Colón, se daba por enterado, el buscaba un camino rodeando el globo para llegar al Oriente y vencer las dificultades del momento por la ruta conocida.

El descubrimiento le da a los soberanos españoles nuevo horizonte para resolver problemas económicos y la ampliación en las tierras a conquistar en América, todavía no llamada con ese nombre. A Cristóbal Colón, una excelente expedición, no sin inconvenientes, ganándose un lugar en la historia grande del mundo para él y sus descendientes.

Hablando de descendientes de Don Cristóbal Colón, a modo anecdotario de genealogía y parentesco, tenemos, según se puede saber, han llegado a las veinte generaciones.

De acuerdo a lo que se escribe y he podido leer, los resto del descubridor de Nuestra América descansan en la Catedral de Sevilla, cuyo fallecimiento ocurrió el 20 de mayo de 1506.

Noé Zenón Suárez Casielles

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *