Nueve policías están detenidos como implicados en el asesinato de un hombre de 35 años que se encontraba demorado por una contravención en la Comisaría de San Clemente del Tuyú. El hombre, identificado como Alejandro Martínez, fue llevado detenido a la comisaría a mediados de la semana pasada por causar disturbios en el hotel Fontainebleau, ubicado en Calle 3 y avenida Costanera.

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, manifestó sus dudas en torno al resultado de la autopsia, especialmente en cuanto a las marcas de golpes, que adjudicó al incidente en el hotel. «No cierra nada», sostuvo el funcionario.

El ministro Berni señaló que “la muerte dataría de 17 a 20 horas atrás”, describe lesiones y deja constancia que “tendrían un tiempo de evolución menor a 24 horas, lo que correspondería con el episodio del hotel”.

En ese sentido, apuntó que el cuerpo de Martínez «estaba lleno de moretones y lastimaduras por el brote que tuvo en el hotel, donde rompió todo». Berni también indicó que en la autopsia «se observa la fractura de dos costillas, que solo pueden producir la muerte cuando perforan el pulmón” y el dato no concuerda con la conclusión de la autopsia, en la afirmación de que “no hay ninguna lesión pulmonar”.

“Conozco muchas de esas situaciones, que para tapar una noticia se intenta hacer otra”, afirmó Berni.

Por otro lado, el ministro llamó la atención sobre el personal del hospital, que se negó a atender al paciente, y dijo que podría corresponder una imputación por «abandono de persona». Según medios locales, Martínez estaba en un estado de alteración probablemente por haber ingerido drogas y luego de ser derivado al hospital local, donde no habría llegado a se asistido, fue demorado por la Policía, para luego ser llevado a la comisaría tercera del Partido de la Costa.

De acuerdo con la primera versión policial, el hombre fue encontrado muerto en el lugar de detención horas más tarde por lo que se le dio intervención del fiscal Pablo Gamaleri, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada número 11. El fiscal ordenó el traslado del cuerpo a la Morgue Judicial de Lomas de Zamora, donde se le realizó una autopsia y se determinó que había muerto por asfixia por sofocación, además de evidencias de que recibió golpes en distintas partes del cuerpo.

Tras recibir el resultado de la necropsia, Galameri ordenó el sábado once allanamientos y el arresto de nueve policías, de los que sospecha de diferentes grados de participación.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *