WhatsApp Image 2019-11-07 at 20.15.32

Anoche sesionó el HCD de Dolores

El oficialismo convirtió una brevísima sesión para aprobar la licencia por vacaciones del Intendente, en una situación lamentable. Trabajadores municipales despedidos se hicieron presentes en el recinto.

 

Gonzalo Tavela: “Tuvimos una impresión muy fea anoche. Un abuso de autoridad horrible. No sé qué querían demostrar con tanta policía. Había decenas de policías, un operativo policial. Y eso quiere decir que las calles y casas de nuestros vecinos estaban descuidadas, porque abocaron innecesariamente una enorme cantidad de efectivos en el HCD”.

 

Ricardo Ghiglione: “Me dio la impresión de que los funcionarios municipales, y especialmente el Intendente, tienen miedo. Porque han hecho una acción inmoral e ilegal, que es despedir empleados por revanchismo político. Y cuando uno obra mal tiene miedo del clamor popular. Tiene vergüenza y miedo”.

WhatsApp Image 2019-11-07 at 20.15.31 (3)

Más de media hora antes de las 19, hora pactada para el comienzo de la sesión especial de anoche, el frente del Palacio Municipal llamó la atención de todo el que pasaba por el lugar.

 

Patrulleros en la puerta, policías con chaleco fluorescente, en la vereda de enfrente y en la entrada (formando una “callecita” por la que había que pasar), y un clima insano.

 

Se trataba un solo expediente, que aprobarían por unanimidad los concejales presentes (estuvieron todos excepto Rusell). Licencia por vacaciones del Intendente Camilo Etchevarren  desde el 11 hasta el 22 de noviembre inclusive.

 

Pero antes de comenzar la sesión, los concejales opositores y la gente que iba llegando al recinto se preguntaban por qué tanta policía. ¿Hubo algún hecho violento, algún robo, alguna amenaza? No. Ninguna. En ningún momento.

 

Trabajadores municipales despedidos

 

Algunos trabajadores municipales que fueron despedidos en los últimos días, se hicieron presentes con algunos familiares, exhibieron una bandera que decía “EN DEFENSA AL ESTADO DE DERECHO”. También hubo integrantes del sindicato municipal y de otros gremios. Un grupo reducido de gente, mujeres y niños en su mayoría.

 

Cuando dio inicio la sesión, un grupo de policías ingresó al recinto, lo cruzó y se ubicó junto a la gente. Otro grupo quedó en la puerta y el ingreso de la sala, y más atrás otro grupo de policías de civil sacaban disimuladamente algunas fotos.

 

La indignación de concejales y de la gente que había ido fue notoria. Ricardo Ghiglione intentó preguntarle a Daniela Arrabit qué hacía tanta policía allí, siendo que hacía muchos años que no se registraba el menor incidente violento. No le respondió, sino que lo reprendió en forma áspera. “Podemos estar todos”, dijo refiriéndose a la permanencia policial.

 

Antes de que se aprobara la licencia al intendente, hablaron Gonzalo Tavela y Ricardo Ghiglione, en representación de Unidad Ciudadana y el Frente Renovador respectivamente.

 

Tavela planteó la situación de los trabajadores municipales despedidos y subrayó la hipocresía del intendente Etchevarren, que felicita a los municipales en los medios, y después de prometerles que los pasará a Planta Permanente, la hecha por razones ideológicas. También se refirió al no cumplimiento de la Ley de Paritarias Municipales 14.656, por parte de la gestión. Y mencionó la brutal diferencia entre el sueldo de un trabajador/a municipal y el Intendente y sus funcionarios: “Mientras un municipal gana apenas $ 14 mil, entre el Intendente Etchevarren y su esposa, Secretaria de Desarrollo Social, cobran $ 500 mil por mes. Se llevan medio millón por mes a la casa”.

 

La palabra de Ricardo Ghiglione:

 

“Me llamó la atención que en una sesión donde íbamos a tratar el tema de una licencia, que es una cuestión muy simple, haya una seguridad como si hubiera habido un robo calificado. Porque no es normal que en un ámbito democrático como es el HCD, haya semejante cantidad de personal policial y que al ingreso de la Municipalidad  hubiera tres patrulleros y más policías. Me dio la impresión de que los funcionarios municipales, y especialmente el Intendente, tienen miedo. Porque han hecho una acción inmoral e ilegal, que es despedir empleados por revanchismo político. Y cuando uno obra mal tiene miedo del clamor popular. Tiene vergüenza y miedo.

 

Nos enoja a quienes trabajamos honrada y democráticamente tener que asistir a una sesión con un grupo de policías como si hubiera delincuentes, cuando lo que tenemos en el recinto son ciudadanos, que encima sufren el poder discriminador y totalitario de un déspota, un loco, un patrón de estancia.

 

La última vez que hubo lío desmedido en el HCD, fue provocado por quienes hoy están en el gobierno municipal. Fue cuando se aprobó la instalación de Día%, cuando Etchevarren, Clavito Pardo, Gainle, Vignolio, los Fosatti y otras personas que en ese momento estaban en la Cámara de Industria y Comercio, y otros más (tengo las fotos), arrojaron piedras, huevos, petardos, rompieron las instalaciones del recinto. Esos son los que hoy tienen miedo a la gente por las barbaridades e irregularidades que cometen. Los que en su momento atentaron contra el Concejo Deliberante.

 

Le tienen miedo a la gente, a los trabajadores”.

 

La palabra de Gonzalo Tavela:

 

“La actitud del oficialismo fue deplorable. Hicieron oídos sordos al reclamo de trabajadores municipales despedidos. No los escucharon. Incluso por momentos parecía que se burlaban mientras uno les tocaba el tema de los despidos. Ninguno se solidarizó con los trabajadores, ni se acercaron a ellos para ver qué pasaba. Mientras estuvieron en el recinto, ninguno de los concejales de Etchevarren se acercó a hablar con ellos.

 

Y el reclamo era porque pedían la reincorporación. Había trabajadores que hacía cuatro o cinco años que eran contratados, y entre las PASO y las generales, varios fueron despedidos o no se les renovó el contrato.

 

Tuvimos una impresión muy fea. Un abuso de autoridad horrible. No sé qué querían demostrar con tanta policía. Había decenas de policías, un operativo policial. Y eso quiere decir que las calles y casas de nuestros vecinos estaban descuidadas, porque abocaron innecesariamente una enorme cantidad de efectivos en el HCD.

 

El reclamo de los trabajadores era pacífico y legítimo. No hubo ni disturbios ni gritos. Fueron muy respetuosos, no intervinieron, nadie se desubicó.”

 

 

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *