0223

El “analista de mercados a futuro” Daniel Viglione fue condenado ayer a cinco años y medio de prisión como autor del delito de estafa continuada mientras que María Larsen -acusada de ser su socia- fue absuelta por la Jueza Correccional Ana Fernández; informó 0223.

Tras aclarar que haría una lectura extractada de las 167 fojas de la sentencia, la jueza Fernández explicó que respondería a los planteos de las partes y no repetiría cada una de las testimoniales escuchadas durante los dos meses y medio de debate.

La jueza sostuvo que la puesta en escena de Viglione fue en aumento tal como lo explicaron varios testigos a lo largo del debate y que la magistrada refirió en la sentencia. En el mismo sentido calificó a las publicaciones de viajes que el imputado hacia en sus redes sociales y al funcionamiento de la página web que había armado para tal sentido.

El otro punto clave para la difusión de la operatoria de Viglione fue el “boca a boca”. Tal como se contó a lo largo del desarrollo del debate, la recomendación que los primeros clientes hicieron a su grupo de amigos y conocidos fue fundamental para que más personas entregaran sumas de dinero al imputado.

La Jueza también se refirió a las condiciones macroeconómicas reinantes a partir de 2011, especialmente el cepo cambiario que hizo a que muchas personas buscaran algunas alternativas de inversión. “No se bancarizaban los depósitos, se entregaban en efectivo en las oficinas y se retiraba en un maletín del lugar”, indicó.

Para la magistrada “ninguno de los damnificados analizó los formularios firmados porque las víctimas ya tenían consolidada la decisión de afectar sus patrimonios”. Sostuvo que la entrega de valores se basó en la confianza que dio Viglione a partir de sus programas de radio y conferencias.

“Se utilizó la mentira de decir que se usaría Forex y se abriría una cuenta en el Bank of América y eso no se hizo”, dijo la jueza antes de recordar los documentos que confirmaron que Viglione no operó con esa modalidad y nunca envió nada con esos formularios.

La Jueza habló de las características diferentes de los inversores, de la falta de averiguaciones que hicieron al momento de entregar el dinero “en el convencimiento y confianza que les daba Viglione” por su experiencia en radio y una mayor seguridad que les dio cuando pasó a Radio Mitre.

Para la Jueza si bien Viglione no dijo directamente que utilizaba el esquema Ponzi y hablaba de supuestas inversiones “con el conocimientos de no estar matriculado en la Comisión de Valores, siguió tomando en 2016 dinero sabiendo que no iba a devolverlo”.

Además de la condena a cinco años y seis meses de prisión, Fernández dio lugar a las acciones civiles que en algunos de los casos planteó el abogado Julio Razona por el monto que logró probarse durante el debate más una suma no precisada por los daños infringidos y los intereses correspondientes por ley. A la espera de esa devolución mantendrá la inhibición total de los bienes del “analista”.

 

El rol de María Larsen

La Jueza dio por probado que María Larsen se incorporó a las tareas de Viglione hacia 2011 como dijo en su declaración y se confirmó con las testimoniales de algunos de los damnificados.

El punto central fue -tal lo planteado por los defensores Sergio Fernández y Luz Alonso Proto- tanto la fiscalía como los particulares damnificados “no probaron con certeza el conocimiento del carácter perjudicial de la conducta de la mujer”.

En base a distintos testimonios y la prueba traída a debate la magistrada ubicó a la mujer en un rol de empleada y no de responsable de la oficina donde los inversores dejaron parte o la totalidad de sus ahorros durante varios años hasta la huída de Viglione cuando los reclamos de los ahorristas se hicieron cada vez más grandes.

Para Fernández si bien Larsen pudo sospechar que el dinero no iba a una cuenta en el exterior, la mayoría de los testigos -tal como sostuvieron sus defensores- no denunciaron a Larsen en su primera exposición y lo hicieron a partir de reunirse con otros damnificados en el estudio del abogado Julio Razona.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *