carta lectores-24-10-2014

Por el Dr. Héctor Ulises Napolitano.

Es verdadera la frase que afirma que ”los extremos se tocan” o también diría que se unen y se confunden, porque el hombre es un ser que por naturaleza es contradictorio, de allí que lo que cree que es algo opuesto a lo que pretende combatir, suele producir el mismo efecto que el mal que intenta vencer. Ejemplos:

El capitalismo y el comunismo parecieran ser dos extremos antagónicos, sin embargo de distintos modos  producen el mismo efecto. El capitalismo explota al hombre a través del capital privado y el comunismo lo hace mediante un capitalismo de Estado.

Los derechos humanos establecen la protección de las personas contra sus violaciones, pero al mismo tiempo protegen a quienes los violaron y que por hacerlo están en prisión.

Las cruzadas que se hicieron levantando a Cristo en la cruz y empuñando la espada.

La Revolución Francesa fue hecha por la burguesía (mercaderes), contra la clase dominante constituida por el clero y la nobleza, sin embargo al triunfar la burguesía se convirtió con el capitalismo en la clase dominante para explotar a la clase trabajadora.

El día 12 de octubre por muchos años se festejó como el día de la Raza o del descubrimiento de América (hoy día de la diversidad cultural), sin embargo se festejan las fechas patrias como la cara opuesta de ese descubrimiento que terminó avasallando a costa de una brutal matanza y saqueo nuestra soberana libertad. En el otrora día de la raza que fue motivo de festejo en una plaza, un mapuche con total razón dijo ¿qué festejan?.

Los judíos que por muchos años fueron una nación sin estado y que se consideraron por eso víctimas,  hoy hacen lo mismo que les pasó a ellos con el pueblo palestino.

El terrorismo de Estado cuando dice actuar en defensa de la patria y la seguridad nacional, como ocurrió en este país.

Los que aparentan estar con Dios y están en realidad con el diablo (un ejemplo los clérigos pedofílicos).

Las mafias, por lo general, que a la vez de delinquir ayudan a los más pobres y necesitados.

El amor despechado que se convierte en odio.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *