En una sentencia reciente dictada en el Juzgado en lo Correccional nº 1 Departamental, el Juez Dr. Emiliano Lazzari condenó a un sujeto que en Maipú amenazó de muerte a una joven a la que había manoseado y por lo cual ya anteriormente había sido juzgado y condenado.

Este nuevo juicio tuvo características de trámite abreviado, habiendo sido con acuerdo expreso del imputado consensuado por su defensor y el fiscal interviniente.

El Juez consideró acreditado que el 31 de mayo de 2019 un individuo se acercó hasta un domicilio de la calle Alsina de la localidad de Maipú, donde esgrimiendo un fierro en sus manos amenazó de muerte a la hija de la moradora.

Según surge de la denuncia, la dueña de casa dijo haber escuchado gritos provenientes del exterior de la vivienda, razón por la cual junto con su esposo habían salido al exterior, constatando que su hija se encontraba encerrada en el interior de un vehículo junto a su novio, y que en el frente del rodado se encontraba Lucio Galván con un fierro en la mano dándoles golpes al auto, motivo por el cual su marido había reaccionado y tomado al sujeto y lo había tirado al piso ante el peligro que corría su hija y su yerno. Señaló la denunciante que el agresor había comenzado entonces a amenazar con matar a su hija diciendo que lo había denunciado y había perdido el trabajo, que tampoco conseguía, puntualizando la mujer que en el año 2014 efectivamente lo habían denunciado por haber manoseado a su hija, y que lo habían condenado.

Por su parte el esposo manifestó haber escuchado los gritos de su hija, observado al salir de la casa que aquella estaba encerrada en el interior del vehículo y su yerno afuera protegiéndola de un individuo que los amenazaba con un fierro, por lo que en circunstancias en que intentaba agredirlos se había acercado y tomándolo de ambos brazos lo había tirado al suelo, momento en que este había comenzado a proferir amenazas de muerte.

La policía según surge del acta de procedimiento había concurrido al lugar alertada que un sujeto intentaba agredir a una mujer, constatando los efectivos que un vecino tenía sobre la vereda sujeto a otro, encontrándose éste muy exaltado y profiriendo amenazas de muerte contra una joven, razón por la cual luego de ser reducido se había procedido a su aprehensión y traslado a la Sección, incautándose en el lugar un trozo de caño metálico de unos 70 centímetros de largo.

La joven amenazada indicó, que en momentos que en el auto de su novio llegaban a casa de sus padres había aparecido de repente ese individuo, quien había comenzado a amenazarlos con golpearlos con un hierro que portaba en sus manos, razón por la cual había comenzado a llamar a gritos a su padre. Recordó la denuncia que su madre había realizado en su contra, precisando que vivía cerca y que cuando estaba “tomado” sabía ir a gritarles a sus padres por haberlo denunciado.

El Magistrado valoró esos testimonios y el acta de aprehensión, también la incautación de un caño, los dichos amenazantes, precisando sobre el estado de excitación que dijeron haber advertido los testigos, que no existía evidencia o medida probatoria que permitiera descartar que el imputado no comprendiera la criminalidad de su acción.

Por todo ello el Juez Emiliano Lazzari resolvió condenar a Lucio Daniel Galván, apodado «Pájaro,» de 36 años de edad, como autor del delito de “Amenazas agravadas” e imponiéndole “Un año y tres meses de prisión de efectivo cumplimiento”, pero dictando en definitiva una “pena única” de “Tres años y dos meses de prisión de efectivo cumplimiento”, comprensiva de la de “Dos años y seis meses de prisión de ejecución condicional” que le había impuesto el Juzgado Correccional n° 2 de Dolores precisamente por el hecho de abuso sexual (tocamientos) mencionados por la madre de la víctima y denunciante en este nuevo caso.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *