Los desagües siguen tapados. Ayer llovieron 20 mm más, sumando casi 400 mm en pocas semanas. Hay muchos lugares con agua estancada. El peligro de enfermedades crece. Los desagües no fueron limpiados. Y se suma una ola de mosquitos. El único lugar que el gobierno municipal saneo rápidamente fue el Parque Termal.

 

Con los 20 que llovieron ayer, enero suma casi 400 milímetros en Dolores, un tercio de las precipitaciones en un año normal.

El panorama es preocupante si se toma en cuenta la ausencia de la gestión municipal a todo nivel. Cientos de vecinos perdieron todo la tarde/noche que cayeron 327 milímetros. Vivienda, muebles, electrodomésticos, ropa, alimentos, todo lo que el agua arruino.

A pesar de contar con un elevado presupuesto, un área de Acción Social, profesionales y recursos humanos más que suficientes, el gran ausente es el gobierno de Camilo Etchevarren, que mira como la Nación, la Provincia y dirigentes opositores gestionan todo tipo de recursos y ayuda para los vecinos damnificados.

A los desagües que siguen tapados, se le suma el estancamiento del agua y una ola de mosquitos cada vez más grande. El peligro de propagación de enfermedades está a la orden del día.

La única preocupación del Intendente de Dolores es el Parque Termal, que recibe todos los recursos posibles y absorbe todos los esfuerzos municipales, aun en medio de esta situación de emergencia que Etchevarren parece no querer asumir.

Que Dolores es una ciudad abandonada nadie lo duda, a pesar de la magnífica cartelería y los slogans importados. Remiseros y taxistas, que recorren de punta a punta el centro, la periferia y los alrededores, marcan el lamentable estado de las calles. Las de tierra y las de asfalto.

Hay lugares donde no se puede ingresar sin hundirse en el barro, o en el agua encharcada que permanece.

Mientras en ciudades vecinas se crean o apoyan cooperativas que generan trabajo, el gobierno de Etchevarren mantiene un funcionariado ocioso que nos cuesta decenas de millones, sin estimular empleo genuino. Es más: hace casi una década aumentan las tasas sin piedad un 40% promedio al año, y no existen incentivos para el comercio, que junto al empleo público es la principal actividad generadora de puestos de trabajo en Dolores.

Los 20 milímetros llovidos ayer son gotas que siguen desbordando un vaso lleno hace rato.

A la gente ya no se le escapa que esta Gestión Municipal solamente moviliza para las elecciones. Las familias que rezan cada vez que hay tormenta saben que no pueden esperar nada de un gobierno local que en plena pandemia salió a crucificar vecinos y vecinas con nombre y apellido, y que en el momento de mayores contagios y fallecimientos, brillaba por su ausencia.

A los peligros por Covid-19 se suman el dengue y todo lo que pueda propagarse en medio del agua estancada y podrida que adorna los barrios dolorenses.

La solidaridad es primordial en una sociedad. Pero también es primordial tomar conciencia de que hay responsables directos del estado de abandono en que vivimos hace tiempo.

Echarle la culpa a la lluvia, a la sequía, a los vecinos que tiran basura, a la inflación… es fácil.

Hay un presupuesto de casi mil millones de pesos para este año. Hay más de 30 Secretarias y Direcciones con funcionarios a cargo, profesionales y personal municipal. Hay ayuda de Nación y de Provincia para afrontar la pandemia y la crisis.

Hace 13 años y pico que gobiernan. Y el modelo de ciudad que lograron se cae a pedazos con sequía, con lluvia, con buen tiempo, sin inflación o con crisis. Es una entelequia. Llueven 20 milímetros y los vecinos rezan y hacen cadenas de oración en redes sociales.

La pandemia y la lluvia corren el velo para que los dolorenses miremos con claridad.

 

/////////////////////////RECUADRO/////////////////////////

Al que pensaba que el otro día fue un caso especial!!!

inundarnos acá en el Barrio Embarcadero, les cuento que siempre acá nos pasa lo mismo ojalá pare de llover.

Lamentable que en esta semana que pasamos casi sin lluvias el municipio NO mando a nadie a limpiar los desagües ni siquiera les importó por lo que pasamos.

Publicado en el Facebook de Merendero Embarcadero.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *