El pasado martes 24 de agosto el Juzgado Contencioso Administrativo de Dolores hizo lugar parcialmente a una demanda presentada por una empleada despedida de nuestro Municipio, resolviendo su reincorporación en el cargo del que ilegítimamente había sido separada.

La trabajadora municipal había presentado la demanda a raíz de la separación en el cargo dispuesta por el Intendente Etchevarren por Decreto, consignado que este había dispuesto su cese como empleada de Planta Permanente para reubicarla en la Temporaria luego que culminara una licencia médica, solicitando la recurrente su reincorporación en el empleo permanente ya que consideraba ilegitimo su desplazamiento, al propio que por ello pedía resarcimiento económico.

El Juez Dr. Antonio Escobar al analizar el caso, indicó que según la documentación aportada por la demandante esta se había desempeñado en el área de minoridad dependiente de la Secretaría de Desarrollo Humano y Social municipal, habiendo sido en marzo de 2015 designada en Planta Permanente en una categoría superior, en la que se desempeñó con total normalidad hasta que sufrió una descompensación en su lugar de trabajo y debió solicitar distintas licencias médicas, las que le fueron otorgadas hasta el 14 de junio de ese año, cuando el Intendente dejó sin efecto su designación como empleada permanente para designarla como temporaria en el cargo que anteriormente revestía. Y que había precisado la trabajadora municipal, que la decisión del Jefe Comunal había sido adoptada cuando ella gozaba de licencia médica, precisando que el Decreto hacía mención a que había sido evaluado su desempeño por lo que había solicitado explicaciones, sin lograr que se las brindaran. Que además había señalado que el cese le había sido comunicado por nota del Jefe de Personal sin acto administrativo que dispusiera tal medida.

Por último concluía, que tanto su baja de Plata Permanente como el cese en Planta Temporaria eran ilegítimos y que correspondía anularlos, disponiendo que se la reincorporara y se la indemnizara.

La Municipalidad a través de su apoderada, la Dra. Mariana Etchevarren, había contestado la demanda negando los hechos, señalando que la demandante había sido evaluada en el desempeño de la tarea asignada y no había logrado superar los resultados esperados, por lo que se había dejado sin efecto el nombramiento en Planta Permanente y su reubicación en el anterior cargo. A su vez resaltando las facultades legales que el Departamento Ejecutivo tiene en cuanto a la renovación o no de contratos y/o designaciones temporarias, precisando que en el caso no había existido cese sino desvinculación por el simple cumplimiento del plazo de designación, no existiendo por ello un acto administrativo para cuestionar.

El Juez Dr. Escobar luego de merituar ambas posturas respecto de los Decretos municipales cuestionados, señaló que inicialmente debía abordarse la cuestión respecto de la revocación de la designación de la amparista en Planta Permanente durante el transcurso del denominado período de prueba, señalando al respecto, que el Estatuto del Empleado Público Municipal de la Provincia de Buenos Aires vigente y aplicable en esta demanda, si bien indica que “el superior jerárquico debe constatar entre otras circunstancias la idoneidad técnica del nuevo funcionario”, en ese lapso donde el agente todavía no cuenta con estabilidad, ello no significaba que la autoridad administrativa pudiera “extinguir el vínculo inmotivadamente”.

Más adelante agregó, que si la Municipalidad afirmaba que el acto de cese podía estar relacionado con el proceso de reorganización, esa justificación al parecer del Magistrado no sólo era tardía sino que denotaba un “frustrado intento de encontrar un motivo para revocar la designación”.

Por ello y tal como lo sostenía la recurrente, si el motivo para revocar su designación en Planta Permanente había “la ausencia de idoneidad para desempeñar el cargo o la eventual reestructuración organizativa de la dependencia –o cualquier otro motivo-“, este aparecía desprovisto de un elemento esencial para su validez, ¿cuál era la causa?. Agregando, que aunque la designación se encontraba en período de prueba no podía “quedar exenta de cumplir con los recaudos de legitimidad”, los que consideró que en el caso habían sido vulnerados, ya que solo se había sostenido que la agente no había adquirido el derecho a la estabilidad porque no había transcurrido el período de doce meses de prueba previsto en el Decreto 66/99. Que mal un informe posterior al dictado en el acto impugnado podía sanear o justificar la sanción del mismo, si no se contaba con el antecedente que justificara la decisión de la autoridad administrativa.

Por todo ello el titular del Juzgado consideró que correspondía hacer lugar parcialmente a la demanda, resolviendo dictar la nulidad del Decreto que había dispuesto dejar sin efecto la designación de la demandante en Planta Permanente, condenando en consecuencia “a la Municipalidad de Dolores a reponerla en el cargo dentro de los treinta días de quedar firme” esta sentencia. Respecto del pedido de resarcimientos, el Juez los consideró prematuros en esta etapa.

Debemos por último señalar, que este fallo fue apelado por la Municipalidad ante la Cámara Contencioso Administrativo de Mar del Plata.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *