DSC_0057

La ceremonia será este sábado 8 de diciembre en el atrio de la Parroquia Nuestra Sra. de los Dolores, lugar donde permanecerá la lápida. Además del Padre de José Luis, estarán sus compañeros dolorenses en las Islas, y parte del VII Regimiento de Infantería. El anuncio y la invitación a toda la comunidad fue ayer en conferencia de prensa en la Parroquia.

El Padre Maximiliano Turri convocó la conferencia para los medios, en la que participaron ex combatientes de nuestra ciudad: Daniel Fontana, Mario Mestralet y Leonardo Rondi, compañero de José Luis en el Servicio Militar y en Malvinas, quien estaba junto a él en el momento de su muerte en la batalla de Monte Longdon.

El Cura Párroco anunció la ceremonia del próximo sábado: “a las 11 hs. están convocadas autoridades y vecinos, las personas que sientan que tienen que acercarse. No habrá una Misa ni nada de eso. Sin duda rezaremos por el eterno descanso de 649 héroes y los más de 400 fallecidos en la posguerra, veteranos que han muerto después en el continente. Será lo que venimos haciendo con la vigilia del 2 de abril, un acto muy simple pero emotivo que involucra a los veteranos, a la familia directa de José Luis Rodríguez y a su papá, Alberto Rodríguez. Minuto de silencio, Himno Nacional, Marcha de Malvinas y la oración”.

DSC_0067

También precisó detalles del acontecimiento y de su importancia material y simbólica para Dolores y en general: “Este acontecimiento excede el marco religioso e involucra a todos los dolorenses y a todos los argentinos, ya que nos vamos a encontrar el próximo 8 de diciembre para vivir un momento de una profunda emoción y valor simbólico, ya que llegará a Dolores la lápida que contuvo durante 36 años la tumba de José Luis Rodríguez. Esa lápida que fue entregada por la Cruz Roja a la Comisión de Familiares de caídos en Malvinas, en este caso a Alberto Rodríguez, quien decidió que quede en custodia de la Parroquia Nuestra Sra. de los Dolores, en el frente, en el atrio, para que todo el pueblo de Dolores tenga contacto con su valor simbólico. Es por eso que el este sábado tendremos el acto a las 11 de la mañana, para poder vivir instantes de un profundo valor simbólico y emotivo. Por eso nos acompañan veteranos de Malvinas, compañeros de armas de José Luis Rodríguez, hermanos de combate que tienen la memoria viva, que es bueno reflotar y compartir con los demás”.

También destacó el origen de la lápida y la decisión de Alberto Rodríguez de que llegue a nuestra ciudad: “Hay que recordar que el Papá, Alberto Rodríguez, despide a su hijo el 5 de abril de 1982. Él va al Regimiento VII de Infantería y de ahí embarca a Malvinas, y lo que regresa de José Luis es la lápida que contuvo su tumba durante 36 años, y esa lápida que estará al acceso de todo el pueblo de Dolores, tiene la inscripción de las tumbas que no estaban identificadas en el cementerio de Darwin: “Soldado Argentino Conocido Sólo Por Dios”. Esa lápida que hoy contiene el nombre de José Luis Rodríguez, quien fue identificado, viene a Dolores. El valor simbólico de esa lápida, que el padre ha querido que esté en contacto con todo el pueblo, al estar afuera de la Parroquia no tiene acceso restringido, sino que es abierto a todos”.

 

La palabra de Leonardo Rondi

Compañero de José Luis Rodríguez en el Servicio Militar y en la Guerra, amigo hasta el final, estuvo a un metro cuando una bomba acabó con la vida del dolorense casi al finalizar la famosa batalla de Monte Longdon en junio de 1982. Visiblemente emocionado, destacó la justicia de este homenaje, se mostró entusiasmado de que se conozca más de estos acontecimientos para ejemplo de las nuevas generaciones, y brindó detalles de los hechos.

“Es un honor estar acá y poder hablar de José Luis, un gran amigo con quien compartí todos los momentos desde que llegamos a las Islas. Habíamos hecho el Servicio Militar juntos, nació una hermosa amistad. Es muy bueno que se le haga honor como se merece, por haber sido una persona excelente. La pude conocer como pocas veces se conocen los amigos, por estos hechos muy agradables y desagradables, ya que por desgracia lo dejamos allá. Para mí es una emoción muy grande. Agradezco a todos los que hacen posible este homenaje. Estamos tratando de que vengan las autoridades del Regimiento VII y quizá venga nuestro jefe directo allá en Malvinas.

No sé si todos saben qué pasó, pero la batalla del Monte Longdon fue una de las más duras. La sección que formábamos con José Luis tuvo que contraatacar, es decir, nosotros avanzamos contra los ingleses. Pudimos salir con vida, pero casi al finalizar el combate José Luis fue alcanzado por una bomba. Yo estaba a un metro de distancia y tuve la gran suerte de salir solamente herido.

Sería muy bueno que esto se divulgue, se recuerde, y que los más jóvenes lo tengan presente. Es un ejemplo en esta Argentina tan convulsionada y con tantos problemas. Estas cosas como la que contaba tienen que enorgullecernos y conocerse, esta es la intención del homenaje del próximo sábado, que el pueblo de Dolores esté informado, que lo tengamos presente acá en el centro de la ciudad.

José fue una excelente persona, valiente hasta el final, nunca bajó los brazos, que era lo más fácil. Cuando hubo que poner lo necesario para enfrentar esta situación se hizo con valentía y con buena moral. Es casi un San Martín de esta época, donde faltan ejemplos así. Compartimos todo, y todo el grupo que estuvo ahí, desde militares hasta soldados, se comportaron como debería comportarse en una guerra, con la moral alta y cumpliendo con el deber de la patria en ese momento.

Creo que es bueno que tengan presente lo que ocurrió ese 12 de junio. El combate empezó a las 21 horas el 11 de junio, se prolongó durante toda la madrugada, siguieron los bombardeos hasta mediodía. Pocas horas antes de las 12, a las 8 o 9 de la mañana, sucedió lo de José Luis”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *