Camilo en Juga Gasquet

 

Hace años que el Intendente Camilo Etchevarren carga contra cualquier persona que no piense como él, también contra quienes lo investigan desde la Justicia por diversas causas que tiene abiertas, precisamente en las que nunca se presentó a declarar pese a ser citado, valiéndose de cuanto artilugio o chicana pudo utilizar su abogado.

Lo sucedido la semana pasada con su verborrágico monólogo en una radio local agravó el tema, trajo aparejada intranquilidad en la población, que se pregunta atónita en qué ciudad vive, qué hacen las fuerzas de seguridad y el estado que debiera cuidarla.

Sin embargo ya no pasa desapercibido en la gente, que el Intendente cuanto se lo investiga a él o a un familiar, a un político de su entorno, busca apartar de la causa al funcionario judicial recusándolo o denunciándolo ante el Jury de Enjuiciamiento, un modus operandi de amedrentamiento que hasta ahora le ha dado resultado.

No hay dudas que ese comportamiento ha profundizado una grieta que comenzó siendo política, pero que hoy tiene raíces en la sociedad a partir de ser o no “camilista”, algo que Etchevarren permanentemente utiliza y más aún cuando las cosas no salen como pretende.

Como ya dijimos sus dichos en la radio superaron todo límite imaginable, aunque luego de volver a escuchar la grabación se podría colegir que no fue una reacción del momento, sabía perfectamente qué quería decir y a quienes atacar, más aún, tuvo mucho cuidado en no dar algunas precisiones que lo pudieran comprometer.

Sin embargo en su (aparente) enojo no sólo atacó a funcionarios judiciales sino que también lo hizo con familiares y los menores que provocaron daño en su casa, sobre los cuales dijo en forma por demás clara, que suerte que estos habían tenido que él no los agarrara. ¿Qué quiso decir? ¿Hasta qué punto estaba dispuesto llegar?

Sin embargo en esos largos 17 minutos, donde Etchevarren colocándose en el pedestal de la verdad atacó a unos y otros, olvidó mencionar como a él le molestaba el tipo de referencia que estaba utilizando, o de su cercanía con algunos de los “perversos” que mencionó.

En una grabación del Jefe Comunal en radio, se escucha como claramente le advertía al ex intendente Alfredo Meckievi, sobre manifestaciones de éste sobre corrupción  en la gestión municipal: “Tati no te metas en esa, yo tengo hijos chicos, que escuchan”, algo que ahora olvida procurando involucrar a muchos en un lodo que solo él parece conocer.

Pero no es eso sólo, hace referencia al “modus operandi” de una persona detenida (que omitió decir había sido sobreseía), sin mencionar que precisamente ésta había sido “su seguridad privada” –personal- en ocasión de una Fiesta de la Guitarra, cuando temía ser abucheado, y a quien, ante testigos, felicitó.

Por otra parte habría que preguntarse qué cambió en su relación con un magistrado. El 2 de junio de 2015 Etchevarren estuvo presente en la jura como Juez de Garantías del Dr. Christian Gasquet, lo felicitó y se mostró cercano al mismo. Ahora, tres años después, lo denunció ante el Jury de Enjuiciamiento de Magistrados. Incongruencia no, seguramente el Juez cumpliendo con la ley tocó algún interés del Jefe Comunal.

Entendemos que este estado de cosas, estos desbordes y ataques reiterados de Etchevarren no hacen bien a nadie ni lo benefician, aunque los realice por especulación política.

Finalmente queremos indicar, que tanto en su entorno político como en su familia hay personas de bien, relacionadas precisamente con los sectores que el Intendente hace blanco de sus ataques, por lo que entendemos que al menos debieran llamarlo a la reflexión, más aún por sus hijos, que comparten ámbitos comunes con muchos en nuestra comunidad.

 

Foto: El intendente Etchevarren acompañando la jura del Juez Gasquet en el año 2015.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *