descarga

Por no darse las condiciones que establece la ley. Lo sostuvo la Cámara Penal de Dolores al confirmar el sobreseimiento de los cincos procesados de encubrir la desaparición. Se indicó también, que tampoco se configuraba ninguno de los presupuestos de excepción, declarando por ello la prescripción de la acción penal

 

Recientemente la Cámara Penal de Dolores confirmó el sobreseimiento de las cinco personas procesadas por encubrimiento en la desaparición de Darío Jerez, el dolorense radicado en Santa Teresita que fuera visto por última vez el 25 de octubre de 2001 en esa localidad.

En el año 2013 Alejandro Gustavo Muñoz, Carlos Subirol, Daniel Claudio López, Gerardo Cristian Ibarra y Jorge Eduardo Grande, fueron juzgados por el Tribunal en lo Criminal nº 2 de Dolores, acusados de haber “ayudado a los autores a eludir la investigación ocultando información, o aportando datos falsos a esos efectos”. Sin embargo los Jueces consideraron que no se había probado el “hecho precedente” (la muerte de Jerez) y sobreseyeron a todos los procesados.

Posteriormente la Sala 4ta. del Tribunal de Casación Penal revocó ese fallo, a partir de considerar la desaparición y muerte de Darío Jerez, ordenando la realización de un nuevo juicio pero con otros jueces.

Y el mismo Tribunal que los había juzgado, integrado para el caso por los Dres. Emiliano Lazzari, María Eva Merlo e Inés Olmedo, sobreseyó a todos los procesados considerando que la causa penal había prescripto.

Dicha resolución fue apelada ante la Cámara Penal por el Particular Damnificado (la esposa de Jerez) y por el Fiscal, recurso sobre el que se dictó recientemente sentencia.

Según surge del fallo, la Dra. Marta Esponda (Particular damnificado) sostuvo en su recurso que le causaba agravio que no se aceptará como acto interruptivo la sentencia del Tribunal de Casación, que había anulado el veredicto absolutorio dictado por el Tribunal Criminal nº 2. Y resaltó, que en particular le agraviada que la justicia dictara la prescripción después de 16 años de investigación a partir de la conculcación de la garantía del plazo razonable.

Además la abogada con sustento en los hechos y antecedentes jurisprudenciales de la Corte Suprema de Justicia, sostuvo la “imprescriptibilidad” del caso.

De su parte el Fiscal Diego Bensi en su apelación, sostuvo que el fallo de Casación era interruptivo de la prescripción, que ésta solo era de aplicación en los actos que establece el Art. 67 del Código Penal, lo cual no ocurría en el este caso.

El Dr. Fernando Sotelo, Juez de la Cámara Penal de Dolores, sostuvo en su voto (que fue acompañado por el de la Dra. Susana Miriam Yaltone al resolver), que “mal podría equipararse como acto interruptivo” la sentencia absolutoria o la del Tribunal de Casación provincial, ya que ello es de aplicación sólo en los casos de “sentencias condenatorias”.

Y que más allá de ello entendía que debía pronunciarse sobre la regla de imprescriptibilidad, ya que con sustento a los pronunciamiento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos esas excepciones corresponden a los crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad. Que asimismo entre las graves violaciones a los Derechos Humanos existía una tercera opción, que es cuando se registran acciones deliberadas de obstrucción de la investigación por parte de los agentes estatales.,

Al respecto indicó el Juez; “en concordancia con los precedentes internacionales y la jurisprudencia del Máximo Tribunal nacional, en el caso no se configuraba ninguno de los presupuestos de excepción enunciados”.

En cuanto a la aplicación en el caso de la figura de “desaparición forzada de personas” precisó, que para ello según la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas y el Art. 142 ter del Código Penal, era requisito que esa privación de la libertad fuera cometida por agentes del Estado o por personas que actúan con autorización o apoyo del mismo.

“En mi opinión -dice el Dr. Sotelo-, no hay constancia alguna que permita considerar en el momento actual, que el grave hecho (la desaparición de Jerez) esté alcanzado por tal hipótesis”.

Por todo ello ambos Magistrados resolvieron confirmar los sobreseimientos dictados por el Tribunal en lo Criminal nº 2, respecto de todos los procesados por encubrimiento en la desaparición de Darío Jerez.

Deja un comentario