carta lectores-24-10-2014

 

Por el Dr. Héctor Ulises Napolitano.

 

La acción de insistir es una facultad que está implícita en el derecho de peticionar. Es una actitud muy común en este país por las prolongadas demoras que hay en las resoluciones, en especial de trámites administrativos. Condiciones y sugerencias para hacerlo.

Para ejercer este derecho o facultad son condiciones esenciales que: la causa por la cual se insiste sea legítima y razonable, que se justifique la premura y apuro para hacerlo y que el asunto por el cual se insiste sea posible de resolver.

También es fundamental saber utilizar los tiempos para insistir, hacerlo siempre hasta lograr el objetivo que perseguimos, pero dejar pasar un tiempo prudencial para insistir nuevamente, porque si se lo hace todos los días puede seguramente llegar a cansar y terminar quien lo hace no siendo atendido y escuchado por ser un insistidor o demandante crónico.

En cuanto al modo de hacerlo no repetir siempre las mismas palabras, es decir que sin cambiar los fundamentos variar el contenido pero no el sentido de lo que se quiere comunicar.

Cuando se trata de una meta que deseamos alcanzar o un negocio conveniente que nos proponemos concretar la insistencia es perseverar, y la perseverancia según un viejo y sabio proverbio es lo que conduce al éxito en todo emprendimiento que nos decidimos hacer.

Insistir es perder tiempo en vano cuando se persiste en lograr algo que es imposible de obtener.

Es bueno insistir en el amor pero es inútil seguir haciéndolo cuando no es correspondido o ha habido intentos y experiencias anteriores que han fracasado.

Insistir en un emprendimiento que con anterioridad no se tuvo éxito es bueno en tanto se hayan analizado y corregidos los errores que se cometieron al fracasar.

En política insistir, aunque no se obtengan los resultados esperados suele causar agrado y simpatía cuando con ello se demuestra tener firmes convicciones, no así cuando se lo hace cambiando de ideas y sólo por tener ambición de poder.

También causa reconocimiento y adhesión la insistencia de quienes piden justicia respecto a delitos no esclarecidos o impunes.

Insistir es un derecho que nos corresponde pero hay que ejercerlo con conciencia, inteligencia, y responsabilidad, evitando amenazas u ofensas ante la falta de respuesta, recurriendo al Defensor del Pueblo si es competente, a la justicia si no queda otro remedio y también suele ser efectivo dar a conocer por los medios de comunicación, especialmente radio y televisión, la causa y los motivos que nos llevan a insistir.

Corolario:” en materia de insistencia una  cosa es hinchar y otra es instar. Hinchar es insistir molestando por algo trivial y antojadizo, instar es urgir a la ejecución de un acto, concausa y derecho para hacerlo”.

Deja un comentario