Sin lugar a dudas como sociedad estamos en problemas cuando la política replica los malos ejemplos, como habría ocurrido recientemente en una audiencia en una repartición oficial con un empleado despedido de su trabajo.

Lo sucedido en su momento con la titular del INADI, Victoria Donda, haberle ofrecido a una empleada doméstica suya un trabajo en esa repartición oficial para evitar reclamos salariales según se denunció públicamente, ocupó y ocupa aún la crónica diaria por lo inconcebible de la situación y como ejemplo de lo que la política no debe hacer.

Sin embargo, en Dolores esto último lamentablemente no ha sucedido según una situación que ha trascendido y que por las fuentes tiene visos de realidad.

El hecho del que tomamos conocimiento habría ocurrido en el marco de una audiencia conciliatoria, cuando a un empleado despedido de una Estación de Servicio, el abogado de la firma le habría ofrecido a cambio de desistir de la demanda laboral darle trabajo en el Municipio, en el cual precisamente tiene con las máximas autoridades actuales fluido y directo contacto.

Como hemos dicho en distintas oportunidades y hoy lo reiteramos, la Municipalidad se ha transformado a través del empleo en refugio de la política partidaria, pero nunca pudimos imaginarnos que también lo sería para solucionar problemas de índole empresaria de gente allegada o perteneciente al Municipio.

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *