carta lectores-24-10-2014

 

Te fuiste como se van los grandes: acomodado en la sencillez, alejado de las cámaras, saludando a la primavera en reposo. Te nos moriste en Santiago del Estero, la tierra que te

enamoró de una vez y para siempre, la profunda raíz de montes y quebrachales embebidos en misterios y leyendas. Ofreciste tu canto popular a distantes

generaciones, marcando el ritmo ancestral con tu sabio legüero, al grito de “Vamos muchachos!”, que son tus hijos, también músicos, sangre de tu sangre. Te nos fuiste

y me da bronca la despedida de los humildes, me resigno a que nunca pueda darte una palmeada en la espalda luego de un “Gracias Hermano”. Pero más bronca debe

haber allá en el fondo de la ignorancia, en los corazones de quienes no te conocen, ni te registran, ni te valoran. El tiempo valorará tu legado; tu canto

va a resistir en el tiempo como resisten las tunas, ardidas por el calor santiagueño.

Quienes nos supimos emocionar con tus coplas profundas, hijos e hijas del cancionero popular, te decimos: “Gracias hermano”. Vas a vivir en cada guitarreada.

Que en paz descanses, Alfredo Martín Ábalos (San Fernando, Buenos Aires, 21 de abril de 1938 – Santiago del Estero, 24 de septiembre de 2018).

J.P. Flores

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *