Hipodromoa

Hace nueve meses que no hay carreras oficiales. Etchevarren anunció el pasado lunes en el Concejo Deliberante que llamaría a una nueva licitación para su explotación. ¿Qué pasó con la Concesión otorgada?

El Intendente Camilo Etchevarren apostó mucho a lo que significaría un Hipódromo para nuestra ciudad, tanto desde lo turístico como de la mano de obra que generaría. Hoy la actividad en el circo de carreras local tiene más interrogantes que respuestas, a lo que el propio Intendente Etchevarren al inaugurar el pasado lunes el período de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante le agregó dudas, ya que dijo llamaría a una nueva licitación para su explotación, ya que había fallecido el titular de la empresa concesionaria del Hipódromo de Dolores.

Es oportuno recordar que Vistas Serranas SA ganó la Licitación Pública Nº 101/2014 y que la concesión es por 12 años, por lo tanto no era de su presidente sino de la Empresa la explotación otorgada, razón por la cual el Municipio debería hacer público si se la rescindió, por qué razones, como también si la concesionaria cumplió con las inversiones previstas a la firma del contrato.

También, si es que existen, contactos con allegados a la actividad turfística de la ciudad de Azul, muy interesados en la explotación del Hipódromo local y sobre qué tipo de actividad desarrollarían al no existir carreras oficiales.

Vale también recordar, que en julio de 2014 al firmar el Jefe Comunal ese  contrato de explotación del Hipódromo de Dolores decía, que ese emprendimiento formaba parte “del  proyecto turístico que tenemos para nuestra ciudad, acompaña al Parque Termal, el Complejo Golf Náutico y el Autódromo”, precisando entonces el Concesionario, que la actividad generaría por “cada caballo en forma directa o indirecta, 5 puestos de trabajo”. Que por la ubicación de Dolores la expectativa era de “alrededor de 200 caballos”, precisando que “los días de carreras trabajarán 100 personas”.

El 10 de mayo de 2015 se concretó la inauguración, pero lo cierto es que el año pasado luego de los cambios dispuestos por la Gobernación para la actividad hípica en los hipódromos oficiales –reducción del subsidio que se les entregaba-, y el fallecimiento en Miami en diciembre de 2017 del Presidente de la Empresa concesionaria del Hipódromo de Dolores, la actividad oficial no existe, la última carrera se disputó el 31 de mayo del año pasado.

Según indican personas cercanas a la actividad turfística local el mantenimiento del Hipódromo lo estaría haciendo el Municipio, que por otra parte y pese a que el contrato indicaba lo contrario, desde que comenzó la obra de su construcción el suministro de electricidad lo habría pagado la Municipalidad, a cuyo nombre precisamente se encuentra el medidor.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *