Hace treinta años Orlando Barragán fue reconocido como el Deportista más destacado después de obtener ocho torneos en diez meses, sobresaliendo en los fairways de Acantilados (1), Chascomús (2), Dolores (2) y Santa Teresita (3), donde obtuvo la Pelota de Oro (36 hoyos); en la misma temporada participó y ganó en el desafío contra Roberto De Vicenzo y además compitió en el Abierto de Ranelagh, superando el corte. En el año que se inauguró la cancha de nueve hoyos de nuestra ciudad el golfista dolorense llegó a jugar 14 de Hándicap, como consecuencia de tan temprano crecimiento se terminó consolidando como el Primero en ganar el Mérito Deportivo representando a esa disciplina.

Desde 1995 Barragán se dedicó al Automovilismo, que es otra de sus pasiones, pero en 2016 dejó a un lado los fierros para volver a agarrar los hierros. En su regreso fue renombrado amistosamente por uno de los fundadores del Golf, Carlos Soria, quien lo apodó la “leyenda”, haciendo alusión a sus logros del pasado. Ya no juega una cifra de Hcp, (hoy entre 15/16), ni tira tan lejos como hace treinta años, sin embargo semana a semana sigue disfrutando -ahora con sus hijos- de pegarle a la pelotita.

Consultamos a Martín Stampone, quien es uno de los referentes actuales del Golf de la región y jugador de una cifra. Más allá de no haber competido en la categoría de Barragán, destacó sus principales virtudes para conseguir sus objetivos: “Es un jugador que se destaca por su observación: mira el clima, la rapidez de los greens y de los fairway, observa las banderas y de los tee de salidas. Siempre supo jugar su hándicap, eso es algo que solo hacen los jugadores fríos e inteligentes. Se pone un número en la cabeza y lo trata de ejecutar”.

Ariel Cañete comenzó su carrera como profesional en 1995 y destacó que Barragán es un jugador que “explota” todo lo que tiene: “en el golf a veces es más importante ser inteligente para jugar que pegarle bien y en eso se destaca, es un estratega, porque en base a sus condiciones ejecuta lo que quiere hacer”. Además lo reconoció como uno de los jugadores que se ha esforzado mucho por el Club, para que hoy el Golf de Dolores sea “un espectáculo”.

 

Hace 21 años Florencia Moran fue elegida como la mejor de 1999

La joven golfista de 16 años Florencia Moran también fue reconocida como la Deportista del Año representando a la disciplina, fue en la misma temporada que ganó la Pelota de Oro en Santa Teresita (36 hoyos), convirtiéndose en la primera mujer en conseguirlo. La dolorense se destacó durante toda su juventud acompañada por su padre Walter, quien también fue un gran golfista con hándicap de una cifra. Los socios fundadores la cuidaban como la “perla” del futuro.

Este medio tomó la palabra de Norberto Larraburu, quien también es un referente de los últimos años del Golf regional y 21 años después recuerda las características de la jugadora dolorense: “Era un gusto verla jugar. Se destacaba en su categoría, le pegaba muy fuerte, largo y era muy prolija”.

Por su parte Ariel Cañete destacó que siempre se habló de Florencia más allá de no haber compartido la cancha con ella: “Siempre se habló bien, cuando estas en el ambiente sabes quienes son los que juegan bien y en esa época siempre se hablaba de ella. Jugamos en diferentes etapas y no nos pudimos cruzar, pero su nombre siempre resonó”.

Triple Bogey

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *