Por iniciativa de Manuel Belgrano (uno de los Padres de la Patria), fue fundada el 25 de noviembre de 1799. Es el punto de referencia que culminaría con la creación de la Marina Mercante Argentina, la que llegó a exportar/importar hasta el 90% del comercio exterior.

Lo acompañó en este emprendimiento Ventura Miguel Marcó del Pont, Síndico del Consulado de Comercio.

Actualmente es una escuela de formación dependiente de la Armada Argentina y la única institución que forma personal superior de la Marina Mercante en la República Argentina, siendo la Escuela de Náutica la encargada de formar Pilotos de Ultramar y Maquinistas Navales.

Belgrano había iniciado sus labores en la sede del Real Consulado (creado el 30 de enero de 1794 por el Rey de España Carlos IV).

Pedro Antonio Cerviño fue designado maestro principal de la Escuela y Juan Alsina, segundo.

El Reglamento para la Escuela de Náutica fue redactado por el Secretario Perpetuo del Real Consulado: Manuel Belgrano.

Posteriormente la Escuela de Náutica fue desacreditara por el Rey de España por Real Orden del 15 de setiembre de 1806:

En un discurso, Cerviño había expresado que:

“El comercio que hemos hecho hasta ahora se ha limitado a muy poca cosa, comprar en Cádiz lo más barato posible y vender en América lo más caro posible. (…) estos hombres encaprichados no merecen el nombre de comerciantes”.

El cierre de la Academia de Náutica, fue inevitable, pese a que las autoridades dejaron de cobrar sus sueldos por dos años.

Belgrano continuó intentando mantener la Academia, pero sus esfuerzos fueron en vano, puesto que la primera invasión inglesa irrumpió la paz.

La segunda Escuela de Náutica: En mayo de 1818, Antonio Castellini (piloto de altura), solicitó autorización al gobierno de Buenos Aires para abrir una nueva Escuela de Náutica, para formar pilotos capaces para conducir una nave a cualquier parte del mundo. Pueyrredón (Director Supremo) autorizó la creación de esa escuela, la que se creó en el Consulado. Abrió sus puertas el 1º de febrero de 1819. Denominándose, hasta nuestros días: Escuela Nacional de Náutica «Manuel Belgrano”]

Luis Raffo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *