Edificio Tribunales

La resolución fue dictada por unanimidad por los Jueces que integran la Cámara Civil y Comercial de Dolores, tras revocar la condición de adoptabilidad resuelta por el Juzgado de Familia.

En un reciente fallo dictado por los Jueces Dres. Silvana Canale (de 1er. voto), María R. Dabadie y Mauricio Janka, de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial Departamental, se revocó la resolución del Juzgado de Familia que había declarado la situación de adoptabilidad de una menor, otorgándose la guarda de la misma a su abuela

Indicó sobre el caso la Dra. Canale, que la curadora de la progenitora había promovido antes del nacimiento de la niña que esta fuera dada en adopción, dado que aquella sufría una patología de salud que la condicionaba y por lo tanto no podría hacerse cargo de la misma.

Por su parte la abuela de la niña afirmó que junto con su pareja tenían a cargo a un hermano de la niña, lo que sumado a la atención y cuidado de su hija, la habían llevado a un contexto caótico que le hacía imposible hacerse cargo y criar a la menor.

Esta a los pocos días de vida fue alojada en una casa donde se le brindó  hogar y cariño, hasta que se solicitó la declaración de adoptabilidad de la niña, considerándose que la progenitora no podría hacerse cargo de su cuidado y crianza, sumado a ello lo manifestado por la abuela.

Por su parte una tía materna la tuvo en guarda hasta julio del año pasado, cuando el Juzgado de Familia dio por finalizada la misma y la niña volvió a ser institucionalizada, formalizándose entonces un pedido de la abuela para que se le otorgara la guarda dado que su situación personal y el contexto familiar habían cambiado, encontrándose en condiciones dijo, de encargarse de su cuidado.

El Servicio Local de la ciudad donde reside comenzó una vinculación familiar con ella con resultado positivo, sin embargo luego de valorar un amplio informe socioambiental y practicado un informe técnico psicológico el Juzgado desestimó el pedido de la abuela y declaró su situación de adoptabilidad.

Dicha resolución fue apelada ante la Cámara Civil por la abuela de la niña, indicando la Dra. Canale en su voto, que un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos precisa que “las relaciones familiares y los aspectos biológicos de la historia de una persona, particularmente de un niño o una niña, constituyen parte fundamental de su identidad, por lo que, toda acción u omisión del Estado que tenga efectos sobre tales componentes, puede constituir una violación del derecho a la identidad!”, razón por la cual consideró que resultaba “visceral en esta delicada temática, indagar y determinar si se ha agotado el análisis, previo a decidir (…) respecto de si concurre algún familiar o referente afectivo de la niña, que ofrezca asumir su guarda o tutela, y principalmente, que dicha situación sea beneficioso y próspero para ella”.

Y al respecto referenció la entrevista realizada en la Cámara con la presencia de la abuela, su abogado, la madre de la niña y su Asesora mediante videoconferencia, la que había permitido además de contacto “la posibilidad de entablar un diálogo, de hacer preguntas y principalmente de escuchar a los involucrados, y volver hacerlo tantas veces como sea necesario a través de la reproducción de los videos obtenidos luego de cada entrevista, brinda un panorama holístico, acabado y actual del contexto personal y familiar…” de la menor.

Y la Juez precisó, que del análisis pormenorizado y razonado de la causa, la situación de la misma a su entender no había sido zanjada adecuadamente por el Juzgado interviniente, ante la posibilidad de permanencia de la niña junto con su abuela y hermano, y el deseo de aquella de tener a su nieta consigo para su protección y crianza.

Respecto de la opinión e informes técnicos obrantes en el expediente y sobre los cuales se asentaba la resolución apelada, la magistrada consideró que no resultaban suficientes para vedarle a la abuela y a su grupo familiar la posibilidad de permanecer juntos. Declarar el estado de adoptabilidad de la niña sin agotar la posibilidad que un familiar, como es su abuela materna, “asuma su guarda o tutela, resulta contrario a su interés superior”, resaltó, agregando, “el niño debe permanecer en su núcleo familiar, salvo que existan razones determinantes, en función del interés superior de aquél, para optar por separarlo de su familia”.

Por todo y considerando que resultaba prioritario y fundamental “velar por la estabilidad y consolidación personal de la menor”, la Juez indicó que se imponía revocar la sentencia recurrida y otorgar la guarda de la niña a su abuela materna por un año, con evaluaciones bimestrales, las que deberá efectuar el equipo técnico del Juzgado de Familia y los especialistas del Servicio Local, debiendo ambos por separado elaborar informes que serán entregados a la Juez natural de la causa y a la Cámara, fundamentos que fueron compartidos por unanimidad por los restantes Jueces, dictándose en definitiva una sentencia en ese sentido.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *