El viceministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, arriesgó que “vamos a poder tener alguna temporada de verano” en la costa atlántica aunque advirtió que, como consecuencia de la pandemia y los recaudos a tomar, seguramente “no va a ser normal”.

Así le bajó tensión a la polémica que despertó su inmediato superior, el ministro Daniel Gollán, que había anticipado que eran “inimaginable” pensar en una temporada de verano si antes no existe una vacuna que ponga freno al avance del coronavirus.

Desde los distintos municipios turísticos salieron pronto a fijar posición. Algunos con críticas, otros de manera más solapada, pero sí desde la coincidencia en dar por hecho que la costa tendrá turismo al menos a partir de diciembre.

“Es difícil pronosticar, cuesta irse más allá de los 20 días cuando se planifica”, aclaró Kreplak para mantenerse a distancia de una respuesta contundente sobre lo que pueda ocurrir hacia fines de año, cuando se mueve el mercado de viajes y la costa atlántica se convierte en el principal destino de veraneo de los argentinos.

Insistió que la urgencia hoy es frenar el ritmo de contagios que es alto y sigue en alza. Durante estos últimos días se quebró la barrera de los 7000 casos por día, con picos en Capital Federal y provincia de Buenos Aires, las principales usinas de turismo que tienen las playas bonaerenses.

La situación, dijo, está empezando a comprometer la disponibilidad de camas en los hospitales de la provincia. Recordó que la actual gestión duplicó la cantidad de plazas pero aún así el sistema empieza a quedar comprometido, con muy pocos lugares libres en las áreas de cuidados más complejos. “Van a empezar a faltar camas”, pronosticó.

Dijo durante una entrevista con A24 que mientras tanto siempre tienen la esperanza que la situación se acomode pronto y entonces sí se pueda pensar en una temporada estival que, aclaró, tampoco será normal. Recordó que en Europa hay una dinámica de viajes durante estos meses de verano en aquel hemisferio. Pero aun así destacó que “hay mucha menos gente” que de costumbre.

“Hoy intentamos prevenir mucho, todo lo posible”, dijo sobre la prioridad. Y en caso que no se logre el objetivo de prevención la segunda instancia es “atender, cuidar y acompañar” para buscar los mejores resultados.

Las cámaras empresarias también se han expresado aquí contra las declaraciones de Gollán. Plantean desde distintos sectores vinculados al turismo que hay que trabajar para tener temporada para dar aire a la economía de rubros que, como la hotelería, llevan casi cinco meses sin generar ingresos.

Deja un comentario