Frente al anuncio del Ejecutivo Municipal de reducir las horas de trabajo y como consecuencia el salario, de aproximadamente medio centenar de trabajadores, el Partido Obrero manifiesta su rechazo a semejante medida que va en contra no sólo de la Ley 14656 de Empleados Municipales de la Provincia de Buenos Aires, sino que directamente hace caer sobre las familias trabajadoras el peso de la crisis económica preexistente pero agravada con la situación de pandemia a raíz del Coronavirus. El ajuste que vienen llevando a cabo los intendentes de nuestra provincia se desarrolla en medio de una fuerte disputa con el gobierno de Kicillof por el reparto de los fondos. Pero en lugar de disponer acciones, convocar a reuniones con el Concejo Deliberante y, sobre todo, con los empleados y vecinos que cargan con las consecuencias de estas disputas, los municipios cortan el hilo por lo más delgado que son los trabajadores. Por eso creemos que es necesario nuevamente insistir con la apertura de los libros contables del municipio, de las grandes empresas (como las radicadas en las Termas) y estipular un impuesto a las grandes rentas y terrenos ociosos del distrito para solventar, en estos momentos de agudización de la crisis, la estabilidad laboral de los trabajadores con el salario que corresponde, ajustarse a las paritarias y exigir un salario mínimo igual al costo de la canasta familiar y actualización por inflación. Llamamos a la organización de los trabajadores municipales. El sindicato debe actuar en este sentido e impulsar la lucha en defensa de los trabajadores.

Partido Obrero Dolores – Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad

Deja un comentario