carta lectores-24-10-2014

Por el Dr. Héctor Ulises Napolitano.

El miedo a la libertad lo tienen los pueblos oprimidos y esclavizados.

El miedo a la libertad se relaciona íntimamente con el miedo a querer cambiar. Es decir que es la antítesis de ser rebelde y revolucionario.

Quien teme a vivir en libertad es un cobarde y un hombre de baja estima y de apocado carácter.

La manifiestan quienes obedecen todo, aunque no les guste la orden y la consideren arbitraria.

También quienes dejan pasar lo ocurrido sin discutir ni rebatir nada (aunque en el fondo de su alma les duela).

No expresar lo que se piensa y guardar adentro injusticias perjudica a la salud mental de una persona.

Quienes tienen personalidad se imponen y casi siempre merecen respeto de los demás. No así los que son débiles y se adaptan a ser súbditos y no ciudadanos libres.

Los que luchan por su libertad, además de personas valientes, son conscientes de que es un derecho natural y un valor supremo. No piensan así los que ignoran ello y se resignan a vivir como siervos.

El miedo a la libertad la infunden los poderosos que gozan de ella para sus propios beneficios.

No es bueno tener miedos. Pero el peor es el miedo a la libertad, que en la mayoría de los casos se genera por falta de educación y formación de una persona o un pueblo.

Deja un comentario