En una resolución dictada ayer por el Juez Federal subrogante de Dolores Dr. Martín Bava, se dictó el procesamiento del ex Presidente Mauricio Macri en la causa que investiga presunto espionaje a familiares de las víctimas del submarino ARA San Juan.

La decisión se conoció casi un mes después de la indagatoria al ex Jefe de Estado y luego que la Cámara Federal de Mar del Plata rechazara en dos oportunidades la recusación contra el juez Bava, que había sido planteada por el Dr. Pablo Lanusse, defensor del Ing. Macri.

Al ex Presidente se le imputó, que desde su cargo de Presidente de la Nación al menos entre el mes de diciembre del año 2017 y finales del año 2018, haber posibilitado, generado las condiciones, acumulado información, hacer uso y no haber dispuesto el cese de la realización de tareas de inteligencia expresamente prohibidas por la ley de Seguridad Nacional, que consistieron en la obtención de información, producción de inteligencia y almacenamiento de datos sobre personas, por su opinión política o su pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias y de Derechos Humanos. Que entre ese espionaje prohibido por ley, en principio se realizó para obtener datos personales e información de los familiares y allegados de los tripulantes del submarino ARA San Juan, procurando con esas acciones influir en la situación política e institucional del país, puntualmente respecto a los reclamos que aquellos realizaban por el hundimiento de dicho submarino y la muerte de sus familiares, como también para conocer de sus actividades, lugares donde se reunían, sus datos personales, etc.

Más adelante el Magistrado y luego de describir los seis hechos imputados a Macri, señaló que “la participación política, la organización, la expresión de descontento, no podían bajo ninguna circunstancia “ser objeto de persecución preventiva por parte del Estado. No pueden establecerse políticas de seguridad o de inteligencia destinadas a vigilar a personas en virtud de sus ideas y manifestaciones políticas” dijo. Y resaltó, que se debía dimensionar “la enorme gravedad que implica que el máximo organismo de inteligencia de la Nación investigue a las familias de los tripulantes del submarino desaparecido”.

Sobre las responsabilidades penales de Mauricio Macri, indicó que desde su cargo de Presidente de la República Argentina no podía ser ajeno a los hechos que se le imputan. Que lejos de ello, “la propia ley de inteligencia pone al imputado en rol de establecer los lineamientos generales y la conducción política de todo el sistema de inteligencia”, a través de los cuales se habían desarrollado las acciones ilegales investigadas, particularmente el espionaje de los familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan.

Y sobre los hechos endilgados al ex jefe de Estado, el Dr. Bava indicó que de la documentación incorporada al expediente surgía con claridad que estos no habían tenido por finalidad la protección del imputado o que se vincularan a cuestiones que hicieran a la seguridad presidencial. Que, por el contrario, el contenido de los documentos mostraba que no se había buscado proteger su seguridad sino proteger la imagen del Presidente.

Y sobre la conducta de Macri señaló, que no sólo había permitido la realización de esas tareas ilegales sino que había utilizado la información para la toma de decisiones, en algunos casos para obtener información adelantada sobre los reclamos que recibiría o las manifestaciones organizadas por las víctimas antes de su visita a Mar del Plata, en otras, para mantener un seguimiento constante y sistemático de las medidas reivindicativas del colectivo de familiares que resultaran víctimas de esas tareas ilegales.

Más adelante resaltó la responsabilidad funcional del imputado, que consideró preponderante en la elaboración de un concreto plan criminal utilizando el Sistema de Inteligencia Nacional para conocer los reclamos de los familiares de la tragedia más importante que tuvo que atravesar su gestión de gobierno. “El imputado conoció la existencia de los documentos y pese a ello, permitió que se sigan realizando esas tareas por lo menos durante un año. Casualmente los registros oficiales de la Agencia sobre los familiares de los tripulantes, cesan con el hallazgo del submarino en las profundidades del Mar Argentino” afirmó el magistrado.

Más adelante puntualizó, que la imputación no sólo guardaba relación con el rol del ex Presidente y su participación material, sino por haber generado las condiciones para realizar tareas ilegales, haber recibido documentos ilegales, y a sabiendas de ellos haberlos acumulado y utilizado a sabiendas de la prohibición que impone la ley de Seguridad Nacional.

Por ello el Juez Federal Dr. Martín Bava resolvió finalmente, dictar el “procesamiento sin prisión preventiva” de Mauricio Macri, por encontrarlo prima facie penalmente responsable del delito de “realización de acciones de inteligencia prohibidas en carácter de autor, en virtud de haber posibilitado la producción de tareas de inteligencia ilegal…”; en concurso ideal con el delito de “abuso de autoridad de funcionario público en carácter de autor”, decretando la prohibición de salida del país y mandando trabar embargo sobre sus bienes y dineros hasta cubrir la suma de 100 millones de pesos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *