El aislamiento obligatorio provocó una ansiedad de salir al aire libre que se ve canalizada por los dolorenses en largas caminatas y bicicleteadas por todos los rincones del pueblo. Esto hace que se mire con más atención el estado de abandono general que afecta a nuestra ciudad, y el deficiente sistema de recolección de residuos.

No hay sector que no tenga basurero propio o en ciernes. En varias calles se pueden ver electrodomésticos en medio de zanjas, en uno de los basurales del Predio termal, sobre calle Bassi, frente al Puente Escobar, flotan en una zanja putrefacta grandes bidones de plástico y basura de toda especie. Ni hablar de la zona del Canal 9, y la del Canal A.

Los vecinos reclaman a Obras Públicas todo el tiempo, pero parece que en Dolores todo se ha parado, hasta el servicio de recolección de residuos.

En este caso puntual quienes se cansaron de reclamar sin resultado positivo, son vecinos del sector de calle V. Montes, Colonia y Esmeralda. Cuando sacan tierra o pasto embolsado nadie lo recoge, o a veces solamente el pasto. Y la gente ha comenzado a arrojar la basura donde esta se amontona, generando un mini basural que crece.

Lo mismo ocurre en muchísimos barrios.

Cuando llaman a Obras Públicas les dicen que ya pasaron su pedido, y que a la tierra la saquen metro y medio afuera, pero jamás pasaron a levantarla, y obstruye ya el tránsito.

Es verdad que algunos vecinos de todos los barrios arrojan residuos sin fijarse donde, y eso no ayuda. Pero es la gestión municipal la que debe no solo dar ejemplo, sino recoger a tiempo la basura, tierra o lo que sea, educar, sancionar, y procesar los residuos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *