UFI Nº 2

De Dolores. Por no contar con profesional universitario habilitado para esa actividad, como también para el procesamiento en un laboratorio.

Primero fue una comunicación del Colegio de Bioquímicos Zonal VII, luego de la entidad que los nuclea en la Provincia de Buenos Aires, en la que se alertaba que una empresa de Emergencias Médicas de Dolores realizaba testeos rápidos de Covid-19 sin estar habilitada para ello.

Ahora se conoció que contra esa empresa o sus responsables se formuló una denuncia penal ante la Fiscalía en turno, la UFI nº 2 Departamental, cuyo titular es el Dr. Diego Bensi. Que la efectuó el titular del Colegio de Bioquímicos Zonal VII con expresas instrucciones del Colegio provincial, y contó con el patrocinio letrado del Dr. Federico Fourquet.

La denuncia es contra el/los responsables de la Empresa de Emergencias Médicas con domicilio comercial en calle Vucetich al 100 de Dolores y sucursal en Santa Teresita, porque según se señaló, resultaba de público y notorio la publicidad que realizaban, donde se ofrecía “un test rápido para detección de antígenos para COVID-19”.

Se resaltó que esa “actividad conlleva administrar técnicas que se encuentran reservadas en exclusividad a los profesionales bioquímicos u otros con títulos de grado universitario autorizados para el ejercicio de análisis clínicos en humanos y, los equipos de análisis deslocalizados con tiempo corto de retorno de resultados -mal llamados testeos rápidos- reservados para el uso exclusivo en laboratorios químicos”. Agregándose, que la actividad de la denunciada en nada respetaba lo antes indicado, ya que no cuenta con un “profesional universitario habilitado para la actividad y menos aún, con procesamiento de la técnica en un laboratorio”.

Según el denunciante la motivación de esa actividad era el lucro económico, con “absoluto desprecio a la salud de la población”, a la que engañaban aparentando una condición profesional de la que carecían, considerando por ello que atentaban y ponían en riesgo la vida de las personas al no estar esos estudios acompañados de la certeza que brinda un profesional, quien los concluye de modo responsable luego de administrar la técnica adecuada para la que se capacitó y en el espacio específico del laboratorio.

Asimismo el denunciante resaltó, que la empresa tampoco había procedido “a registrar en SISA los resultados de los testeos que ‘venden’, por no ser sujetos habilitados a la carga de los mismos. Situación que afecta los registros epidemiológicos de la nación y el mundo”. Y que como si fuera poco todo lo anterior, se señaló que se había detectado casos donde “en prueba del testeo ‘vendido’ entregaban un casete conteniendo material biológico activo con el resultado del estudio realizado”, situación que consideró de “suma gravedad y riesgo para la población en general, toda vez que, si se trata de un caso positivo lo que está entregando para su manipulación es nada más y nada menos que el virus activo”. “Un verdadero dislate” dijo, considerando que a “niveles de contagio y capacidad de contagio del virus, una conducta como la anterior, no hace más que colaborar con la propagación de la pandemia”.

Por último el titular del Colegio de Bioquímicos local señaló: “las conductas denunciadas son de extrema gravedad y meritan la intervención inmediata en procura de su esclarecimiento, desbaratamiento y sanción de las personas responsables”, solicitándose al Fiscal una serie de medidas de pruebas y que se recepte testimonio a personas a las que la empresa les habría vendido el testeo señalado, también indicando la necesidad de efectuar allanamientos.

Es de indicar por último, que la denuncia fue ratificada por el Presidente del Colegio de Bioquímicos de Dolores, que el Fiscal ya adoptó una serie de medidas de investigación, y que las actuaciones en principio proseguirán en la Fiscalía nº 1 Departamental.

 

Foto: Sede de la UFI Nº 2

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *