Daiana copia

Nacida en Chascomús y radicada en Dolores hace siete años, participó como invitada y se lució en el festival más famoso de doma y folklore. En esta entrevista nos cuenta de su experiencia en radio, presentación y conducción de eventos.

 

Nacida en Chascomús y radicada en Dolores desde hace siete años, Daiana Díaz participó hace unos días y como invitada, como relatora del Festival Nacional de Doma y Folklore de Jesús María.

La entrevistamos para conocer de la experiencia, de su trabajo en radio y en presentación y conducción de eventos.

Le preguntábamos cuando había comenzado con esta actividad, señalando que hacía “poco más de un año, poco tiempo pero ha sido muy intenso”, resaltando estar muy contenta y agradecida con los festivales y las organizaciones, precisando que todo surgió “en la Expo Rural de Dolores en 2018, me vieron para animar la parte de destrezas criollas y demás. De ahí salió lo de una fiesta en Gral. Conesa, una jineteada. Y continué. No hay mujeres en el relato, sí en escenarios y festivales, pero en el tradicionalismo prácticamente no hay”.

 

  • ¿Está feliz en este ambiente?

Soy de campo, nací y me crié en el campo. Me gusta mucho esto y me siento cómoda más allá de que sea un ambiente mayormente de hombres. Estoy muy agradecida con mis compañeros, porque son muy generosos. Y la gente lo recibe bien. A veces cuesta asimilar lo nuevo, uno se resiste a lo desconocido, llama la atención; pero percibo que la gente lo toma bien, asimilando que una mujer relate una jineteada, aunque use términos diferentes, más “finos” y sutiles podríamos decir, que los usados por los relatores hombres. No dejo de usar los términos de la usanza criolla, pero con estilo propio.

 

  • ¿Cómo recuerda su primera conducción?

Aquella primera experiencia fue una vivencia totalmente distinta. Desde arriba del escenario, con el “fierrito” encendido, uno siente mucho respeto. Soy una apasionada del micrófono, y de pronto desde la organización o el detrás de escena, surgen cosas que una debe preservar, pensando que nunca se sabe hasta donde se llega con un micrófono. Hoy llegás a quienes están en el espectáculo, y además no sabés quién te graba o te filma. El micrófono encendido siempre es magia, y sos la voz del evento. Cuando animé esa primera vez lo hice sola y fue doble el desafío, jamás lo había hecho. Hacía mucho calor, no sabía lo que pasaría con mi voz, pero la garganta respondió perfecto. Eso me dio el puntapié inicial para continuar, además del apoyo de la familia y amigos, y de las organizaciones.

 

  • ¿La vestimenta es una lección suya?

Me visto a la usanza criolla, con botas, bombacha, sombrero, que es la forma en que me siento cómoda. Cuando me bajo del escenario y si hay un caballo suelto, voy a correr para tratar de atajarlo y agarrarlo, entonces me siento cómoda así. Siempre hay que ser una misma en lo que se haga, porque las caretas en algún momento se caen. Así que trato de conservar mi esencia, soy la misma, siempre tratando de pulirme, de aprender y leer un poco más, de incorporar versos.

 

  • ¿Ayuda conocer el entorno?

Sí, muchísimo. Ayuda el hecho de asistir siempre a los espectáculos, conocer los jinetes, su historial, los reservados. Hace un tiempo estuve animando la final para ir a Jesús María en Pringles, un pago desconocido para mí, con jinetes desconocidos. Quienes ganaban iban directamente al festival. Fue una emoción muy linda, y otro gran desafío que disfruté. Por sobre todas las cosas, soy agradecida en la vida. Una se encuentra en este camino con gente muy buena, generosa, compañeros de trayectoria. Hay que mirar a los grandes, los de mayor experiencia, aunque se conserve la propia esencia. Me encanta recibir consejos, porque te los dan de corazón.

 

  • ¿Qué significó que la llamaran de Jesús María?

Muy especial, es el lugar donde todo el mundo quiere estar. Desde relatores, apadrinadores, todos los rubros del tradicionalismo, del gauchaje, quieren estar ahí. Para mí, en mi corta experiencia, que me hayan invitado a relatar unos caballos, es un gran logro, un sueño cumplido.

 

  • ¿Cómo la contactaron?

Me invitó la comisión directiva. Cuando me encontré con ellos me di cuenta de que siguen mucho lo que uno hace por redes sociales, a través de las cuales se puede llegar a lugares muy distantes y conocer gente que de otra forma no conocería. Hay muy buena relación con la comisión de Jesús María a través de Germán Nimer, la Federación Gaucha. Me invitaron a relatar tres caballos, una ronda de tres palenques, y después me convocaron para relatar seis.

 

  • ¿Cómo se siente tras esta nueva experiencia?

Sumamente feliz, repleta de emociones. En Jesús María todo se siente distinto. El Festival se transmite completo a través de Canal 10, por internet también, y más allá de que no sea el horario tradicional de Canal 7, queda registrado. Además de un gusto personal suma para el curriculum. Te empiezan a mirar de otra forma. Siempre asistía como prensa, por la radio.

 

  • ¿Su relato fue en un mismo día?

El mismo día los seis caballos, en un Festival que este año fue record en cuanto a público desde el primer día. Años anteriores la mayoría deja para ir el fin de semana, que es cuando se empieza a definir el campeonato (de jinetes). Este año cada una de las noches fue furor de principio a fin, quedó gente afuera porque no había más lugar en el estadio.

 

  • ¿Va a conducir en la Fiesta Nacional de la Guitarra?

Sí, me comprometieron para la animación en el desfile, que será el día 14 de marzo, y también para alguna de las noches de los artistas sobre el escenario. Muy agradecida, siempre está bueno ser parte de estas fiestas en tu pueblo, en mi caso el que elegí para vivir. Soy de Chascomús, hace siete años vivo acá.

 

  • Una doma, una prueba, un desfile, la presentación de un artista, son eventos diferentes para conducir. ¿Cómo lo explicaría?

Son cosas distintas, claro. En cuanto al relato de la jineteada se trata de ponerle énfasis, fuerza con la voz del relato, el gaucho está acostumbrado a eso, no hay mucho tiempo, en cuestión de segundos uno debe pintar lo que va viendo de la mejor manera y siendo sensato. Otra cosa es relatar una prueba de riendas. Y en un desfile alguien me aconsejó una vez no usar términos del todo camperos, ya que no siempre asiste la gente campera solamente. Hay que ser más descriptivo con términos más universales. Y sobre el escenario, me siento muy cómoda presentando artistas, hice ya muchos festivales en distintos lugares. Eso te va afianzando, vas tomando confianza en vos misma. Yo soy bastante natural, no acartonada, me siento cómoda en esa postura.

 

  • ¿La radio sigue?

Sigue firme, es indiscutible, es el principio de todo. De alguna forma la radio me hizo perder el temor de hablarles a cientos, a miles, nunca sabés quiénes y cuántos están del otro lado. En la radio en vivo tenés que hablar, y es el principio. Hoy hago un programa en FM Libre de 6 a 8 de la mañana, con música folklórica. Arranqué en septiembre hace dos años, pensando que en invierno la gente no madrugaba. Pero no, hay gente que madruga, que escucha radio. La radio tiene el público más fiel, es linda, y siempre está con vos, siempre te acompaña, aunque estés haciendo otra actividad.

 

  • Como mujer, ¿es especial que otras te vean en estos roles?

Hoy el rol de la mujer se acrecentó en todos los ámbitos. La mujer puede hacer lo que quiera, sin esa distinción de que “esto es para mujeres y esto no”. Hay mujeres rienderas, domadoras, y la mujer de campo se siente representada por tener también una mujer sobre el escenario. Hay mujeres tropilleras que van al palenque con sus reservados. De alguna forma se sienten representadas con una en los escenarios, en los micrófonos. Y es el doble de compromiso.

1 Comment

  1. Miram Elichiribehety.

    Felicitaciones Daiana!! Una vez mas queda demostrado que el genero no es impedimento para desarrollarse en lo que a una le gusta y sabe hacer.
    Se dice que las mujeres somos las responsables de la transmisión cultural y con jóvenes como vos tenemos asegurada la vigencia de la tradición gauchesca. Me encanto que rescates la lectura como un elemento de crecimiento personal y profesional. Y tu humildad de nutrirte de la sabiduría de los que llevan muchos años en esto…
    Por muchos relatos en escenarios importantes y de los otros, que al final lo que importa es la esencia que se manifiesta en cada actividad que nos determina “argentinos”.
    Un abrazo.

Deja un comentario