Hace cuarenta años Social organizó el fútbol en la institución para quedarse definitivamente. De este tema hablamos con el ideólogo, mentor y quien arrastró a todos para que se concretara: “Carita” Conti, que nos contó todos los detalles de este inicio.

 

Los clubes tienen su historia ligada al fútbol, ese espacio especial de afectos, amigos, compañeros. Y si bien el fútbol ha atravesado a la mayoría de las instituciones dolorenses, hay ciertas historias particulares y en eso entra el Club Social que de los que hoy están jugando en la Liga fue en el último en entrar en Primera División.

Fue a principios de 1980 que un grupo de amigos encabezados por “Carita” Conti, en ese entonces de 26 años, decidieron organizarse y proponerle a la Comisión de aquel momento armar el fútbol del club.

Todo surgió en esos picados que se armaban en la cancha del Club Naytuel donde varias veces se cruzaban con Ever Ready. Y un día dijeron y ¿porque no jugar en Primera, entrar nosotros en la Liga?

“Paso tanto tiempo, pero me acuerdo como si fuera hoy, iba a jugar la Primera de Ever Ready al Naytuel contra nosotros, los que después terminamos armando el equipo de Social, y después del partido nos quedamos con ellos comentando y tomando unas cerveza. Desde que iba Ever Ready en los años 77’, 78’, 79’, solo nos ganó una vez 2 a 0, el resto siempre le ganábamos nosotros. Y en esa juntaba les comente que tenía la idea que podíamos jugar al fútbol representando a Social en Primera, gustó la idea, pero no era fácil proponerlo”.

 

¿Este el comenzó, y como siguió todo?

Y un lunes fui al club para hablar con la Comisión, en los primeros días de febrero de 1980 y en la puerta me encuentro con Máximo Pinasco, Cristian Avanza y ahí se me ocurrió decirle que me acompañaran. Los tuve que convencer, no querían saber nada, y entramos a la Comisión Directiva a decirles esta idea. La cara de Carlos Larruy y “Chacho” Monzani lo dijo todo, casi se mueren, que iban a pensar que íbamos a ir con esa propuesta que precia imposible en ese entonces en el club. Lo bueno es que estaba en la Comisión y estaba escuchando todo Jorge Cereseto que había jugado al fútbol en inferiores en Ferro de 2 y de 6 y tenía buena relación con Pinasco así que por el fuimos escuchados e intereso un poco el tema, pero no había nada definido. Lo importante era que nos escucharon. Y nos dijeron que no nos ilusionamos con nada, pero que volviéramos al otro lunes para darles tiempo a pensar la propuesta.

En la segunda reunión ya fuimos cinco y ahí comenzó a cambiar la cosa. Y en la tercera ya nos apoyaban referentes del club, Franklin Martínez, Gustavo Pereyra, Vituca Arraras, Raúl Denota, Nenucho Bellocq, Lito Acha, Caiaia Cremonte, Ioio Cremonte, los tres hermanos Duarte. Y ya ahí teníamos un empuje terrible y era imposible decirnos que no. Ahí se definió todo.

 

¿Costó pero se dio?

No fue fácil ese comienzo, esa decisión de presentarnos en la Comisión. Después con el apoyo de los que te nombre todo fue más fácil. Se consiguió lo que queríamos y desde entonces Social comenzó hacer fútbol en Primera División. Y entre algunas anécdotas me queda que Carlos Larruy termino diciendo, bueno, van hacer fútbol, pero la recaudación es para nosotros. Pensaría que sería como en Buenos Aires donde llenaban las canchas.

 

¿Qué jugadores tuvieron entonces?

Y paso algo similar con el SIC y CASI en el Rugby en Buenos Aires, ya que tuvimos 7 jugadores que habían sido de Ever Ready. El más joven era Martín Vismara con 23 años, el resto más grande. Yo fui el arquero y tenía 26 años, recuerdo.

Y por otro lado buscamos algunos jugadores. Atajaba yo y de suplente el Pampa Selva, o Miguel Romero. De cuatro estaba Chito Bedacarraz que había jugado en Ferro, de 2 Tito Fortini pero jugo poco, y jugo Tolosa de Pirán, de 6 Ricardo Conti, de 3 Mulato Iturrez, y si no estaba jugaba Daniel Bonavita. De volante derecho Valerio que venía de Buenos Aires, Federico Barragán de cinco, Vismara de 10, y de punta, de 7 Daniel Nasiff, de 9 Horacio Iturrez, el Kempes nuestro y la Mona Conti completaba. En el primer amistoso jugó de cinco Luis Hutschenreuter hijo, tenía un estado físico impresionante, era un buen cinco y justo se lesionó la rodilla no pudiendo jugar en el torneo.

 

Les habían pedido que no se hiciera echar nadie, ¿cumplieron con eso?

En el primer amistoso con Los XXV, Federico Barragán de nosotros se peleó con Café Ramos, y si bien fue amistoso, el árbitro “Peto” Lara los echo a los dos. En esa época que no te echen un jugador era irrisorio, era imposible.

 

¿Contra quién debutaron?

Contra Talleres y le ganamos 3 a 2, con un Horacio Iturrez que hacía goles de todos lados. Estábamos con muchas ganas y felices de que podíamos representar a Social. De a poco la idea iba tomando cuerpo, y lo bueno es que este fue el comienzo de todo lo bueno que vino. En definitiva hicimos un buen torneo, no pudimos entrar a semifinales, terminamos terceros por diferencia de gol, clasificaban el primero y el segundo.

A Ever Ready, que terminaría siendo nuestro clásico en el fútbol, le ganamos 2 a 0 y empatamos 0 a 0 en ese torneo.

 

¿Y había hasta concentración?

Si íbamos a la quintas de los Caserini en Salomón ahí frente al Boliche de Nicoud, porque era de la mama de Gustavo Pereyra, ahí había problemas con Ever Ready porque también pertenecía a Lacho y Guary Ceresetto. Pero todo bien. Antes del partido, a mediodía día, nos cruzábamos al boliche y nos tomábamos algunos Gancia.

 

¿Fue una etapa distinta?

Totalmente, fue el comienzo de todo lo que vino. Lo bueno es que se dio por un grupo de amigos, de jóvenes que queríamos representar al club y lo pudimos concretar sin pensar que sería determinante este comienzo para el futuro del fútbol del Social.

Ezequiel Suárez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *