En primer lugar queremos expresar nuestro agradecimiento a Dios, a la virgen de los Dolores, a la comunidad de Sevigné y Dolores y a todos los que nos acompañaron y acompañaran, a los descendientes de José Freijo Balboa y Antonia Méndez.

Un 20 de enero de 1919, hace ya 100 años, este matrimonio junto a sus hijos llegaron al Cuartel V en Sevigné procedentes de Coronel Vidal con un arreo de vacas, ovejas y caballo.

Para esta familia no fue sencillo llegar a su destino. En tren viajo Antonia Méndez con los hijos más pequeños, mientras su esposo a caballo arriaba el ganado con la ayuda de su hijo mayor de 7 años que llevaba los animales más chicos y débiles en un carrito.

Entre el escaso equipaje que transportaban, se destacaban todas las esperanzas de concretar un sueño.

Don Freijo había conseguido comprar 100 has. De campo en la zona de Dolores junto a una gran laguna. Para lograr esta compra conto con 6000 pesos que le habían prestado los patrones, la familia Freijo de Vidal y 600 pesos prestados por un pariente: el SR. Victorio López.

Muchas fueron las burlas en la etapa inicial, sin embrago Don José desoyendo los comentarios de los parroquianos que solían repetir “Que haría en el campo el gallego comprador cuando supiese que iba a poder cazar patos desde la cocina del rancho” y apuntalándose en el consejo de su esposa que lo alentaba diciendo “si los otros no habían podido con ese campo, ellos si lo lograrían” se instaló e inicio un comprometido y constante trabajo en esas tierras. Y así fue como a lo largo de estos 100 años, varias generaciones transitaron por la puerta de esa cocina. Algunos siguen caminando en la actualidad y otros dejaron su huella por siempre grabada.

Hoy queremos reconocer a nuestros ancestros y agradecer a esos patrones que sin vacilar confiaron y ayudaron a aquel buen empleado a independizarse y forjar su destino.

Somos la herencia y la voz de esos valores (la confianza, el compromiso, la perseverancia y el respeto) que queremos trasmitir y hacer llegar en forma de agradecimiento eterno a la comunidad de Sevigné para que las nuevas generaciones no olviden y sepan nutrirse de esos códigos inquebrantables de nuestros antecesores.

Descendientes de la Familia Freijo Balboa y Méndez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *