DSC_0001

El hecho ocurrió hace dos años en la Autovía 2, frente a una estación de servicio. El imputado regresaba a nuestra ciudad después de un baile en Sevigné, donde había consumido bebida en exceso.

 

En el marco de un juicio abreviado realizado en el Juzgado Correccional nº 1 Departamental, su titular, la Dra. María Eva Merlo, condenó a un vecino de Dolores juzgado por su responsabilidad en una colisión ocurrida en la Autovía 2 donde falleciera un dolorense y otro resultara gravemente lesionado.

Sobre el hecho indicó la Juez, que alrededor de las 5.30 horas del 24 de abril de 2017 a altura del Km. 203 de la Autovía 2 –jurisdicción de Dolores-, mano a Mar del Plata, un sujeto que circulaba alcoholizado en un vehículo Volkswagen Gol con sentido Sur, embistió a una moto Zanella 110 cc. que lo hacía en el mismo sentido, ocasionando que uno de sus ocupantes, Emanuel Ezequiel Carrera, sufriera una lesión en la médula espinal y lusofractura de columna cervical que le causó la muerte por paro cardiorrespiratorio traumático. Que el restante ocupante de ese mismo rodado, Mauricio Sebastián Gómez, sufrió heridas en la región frontal, occipital, edema cerebral generalizado y hemorragia, lesiones que fueron calificadas como de carácter grave.

Según señala el veredicto el Fiscal se había hecho presente en el lugar y constando, que a escasos metros de la Estación de Servicio un automóvil VW Gol había impactado por alcance contra una moto, que las dos personas que viajaban en ella habían caído al suelo y una había sido atropelladas por un Peugeot 206 que circulaba por la mano rápida en el mismo sentido.

Empleados de aquella estación dijeron haber escuchado un fuerte ruido, y que al acercarse a la ruta habían visto a dos chicos tirados en el pavimento, uno en medio de la ruta y el otro en la entrada al lugar donde trabajaban, haber llamado a los servicios de emergencia.

Para la Juez la conducta antirreglamentaria y violatoria del deber objetivo de cuidado por parte del conductor del Volkswagen Gol había sido la generadora del hecho, considerando que conducía ebrio, con un grado de alcohol en sangre altamente superior al permitido, destacando al respecto, que no había computado el informe pericial de alcoholemia practicado, no solo porque la extracción sanguínea se había realizado casi cinco horas después del hecho, a diferencia del examen casi instantáneo que había practicado la autoridad policial, sino, porque de la propia pericia surgía que aquella muestra había sido recibida cuatro días después y sin cadena de frío.

Y para adunar que el conductor conducía ebrio valoró el contundente testimonio del cantinero del Club Ferroviario de Sevigné, quien refirió que lo conocía, que había estado en el baile antes de que sucediera el hecho, que lo había atendido a lo largo de toda la noche vendiéndole bebidas alcohólicas, y que lo había visto ebrio.

“La conducción del rodado en tales condiciones psíquicas indudablemente fue determinante en su capacidad de reacción”, señaló la Juez, quien agregó que la colisión se había producido por falta de cuidado y de reacción oportuna del conductor del vehículo Gol, precisando que la zona se hallaba iluminada por lo que no podía alegar que el choque hubiera sido producto de la ausencia de luces en la moto.

Por todo ello la Dra. Merlo resolvió condenar a Juan Carlos Barragán, apodado “Carlitos”, de 38 años de edad, nacido y con domicilio en nuestra ciudad, como autor de los delitos de “Homicidio culposo agravado y Lesiones culposas agravadas, por la conducción imprudente de vehículo automotor y por la circunstancia de poseer más de un gramo de alcohol en sangre”, imponiéndole una pena de Tres años de prisión de ejecución condicional e inhabilitación especial para conducir vehículos automotores por el término de cinco años.

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *